jueves, 23 de agosto de 2012

USA - Lituania, JJOO 2012


04/08/12: ESTADOS UNIDOS - LITUANIA
Estados Unidos se enfrentó en su cuarto duelo contra Lituania, un rival mucho más serio que Nigeria. Lituania, una selección histórica en lo que a baloncesto se refiere, con numerosas participaciones en la NBA a lo largo de los años. La selección estadounidense se batió contra un rival de mucho más nivel, en comparación a Túnez o Nigeria. Los más sensacionalistas, que ya se aventuraron a entrar en comparación respecto al «Dream Team» del 92, deben tomar en cuenta que, en el enfrentamiento entre el «USA Team» y Lituania (en semifinales) en aquellos Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, el resultado final fue de USA 127-76, con 51 puntos de diferencia a favor de los estadounidenses.
En el primer cuarto, Lituania cumplió con las previsiones sobre el papel. Le plantó cara a Estados Unidos, y fue digno rival. Con mejor porcentaje en tiros de campo y tiros libres, puso las cosas difíciles a los jugadores norteamericanos, que venían de anotar 156 puntos ante Nigeria.  Estados Unidos apenas ganaba de ocho puntos, 33-25, aprovechando los robos de balón. Entre los problemas de Mike Krzyzewski, las faltas, que volvieron a atacar, cargando a Iguodala con 3 faltas antes de terminar el primer cuarto.
La continuación del partido siguió de igual manera. Lituania mostró estar a la altura de lo que fue históricamente. Los estadounidenses también anotaron triples y penetraciones, pero no fuimos capaces de ver el muro defensivo "made in USA" que había en los últimos partidos. Lituania supo hacer frente al "frontcourt" americano, sacando "2+1", anotando penetraciones y capturando más de un rebote en ataque. Estados Unidos comenzó a flaquear en ataque, pero continuó por delante en el marcador, terminando el cuarto muy ajustado. Con problemas en tiros libres, problemas de faltas y un rival a su altura, Lituania ganó el parcial del segundo cuarto 26-22, marchándose al descanso sólo cuatro puntos por debajo, 51-55. Estados Unidos vio desaparecida su hegemonía. De pronto, parecían más que nunca un equipo de carne y hueso, que se veía en apuros para solventar la situación. Por primera vez en los Juegos Olímpicos de Londres, los norteamericanos eran humanos.
Enseguida, comenzó la segunda mitad del partido: Estados Unidos con su cinco de gala y  Lituania con sus mejores estrellas: Kleiza, Valancuinas... Al poco tiempo, el partido se volvió más realista que nunca; un triple de Jasikevicius puso por delante a Lituania. USA reaccionó con un parcial de 7-0 para volver a situarse por encima en el marcador, pero eso no mejoró las cosas. Estados Unidos se mostró peor que nunca. Mientras que los estadounidenses, de pronto, parecieron olvidarse de cómo encestar, Lituania sacó las garras para acercarse a Estados Unidos canasta tras canasta. Estados Unidos vio cómo los puntos caían en su canasta, mientras que eran ellos, y no Túnez días atrás, quienes agotaban las posesiones. Conforme se acercaba el final del tercer cuarto, Estados Unidos apretó más en defensa, algo que no sirvió en exceso (si acaso como barrera psicológica para Lituania), dado que en los ataques lanzaban -y fallaban- un triple tras otro. Estados Unidos se mostró peor que de costumbre en ataque, para hacer un parcial de 21-23. Terminaron el cuarto ganando de 6, 72-78, frente a unos lituanos imponentes, liderados por Kleiza y Jasikevicius. Como ventaja, Estados Unidos apenzas podía aprovechar los problemas de faltas, que también afectaban a su rival europeo.
Y comenzó el último cuarto, donde todo llegaría a su desenlace final. Estados Unidos estaba entre arenas movedizas. Junto a los problemas en ataque, estaban los problemas en defensa. Lituania volvió a la anotación de tres, y se colocó dos puntos arriba, mientras que los norteamericanos se quedaron sin apenas margen de reacción. Cuando Lituania pugnaba por aumentar la ventaja, Chris Paul rescató momentáneamente al equipo con un triple, pero la situación continuaba al límite. LeBron anotó un triple y, tras venirse arriba y anotar un mate "by LeBron", contagió la reacción a todo el equipo. LeBron James decidió echarse el equipo a sus espaldas a falta de menos de tres minutos, sacando a flote el orgullo estadounidense. Los norteamericanos entraron en el último minuto del partido con 9 puntos de ventaja, que Lituania recortó. Los europeos acortaron la ventaja, liderando el parcial del último cuarto 22-21. El marcador final, un escueto 94-99 a favor de Estados Unidos.
Los pupilos de Mike Krzyzewski sufrieron hasta el último instante para ganar, llegando al extremo opuesto del partido contra Nigeria. Tras salir en las noticias casi como los reyes del mundo, ante Lituania de pronto se convirtieron en un equipo casi mediocre. Estados Unidos ganó sin jugar bien (o, en tal caso, ganó al primer equipo que estuvo a su nivel). Krzyzewski debería tener este partido grabado en vídeo para mostrarlo a sus chicos (y no dudo que así sea), pues las estrellas norteamericanas, que estuvieron a punto de caer desde lo alto, pueden, deben, y les conviene aprender de los errores que han cometido hoy.

lunes, 20 de agosto de 2012

USA - Nigeria, JJOO 2012

03/08/12: ESTADOS UNIDOS 156-73 NIGERIA
Estados Unidos afrontó su tercer duelo olímpico, tras enfrentarse a Francia y a Uganda, contra la selección de Nigeria, debutante en los Juegos Olímpicos.
Saliendo con su cinco habitual (Chandler, Durant, James, Bryant, Paul), en 10 segundos Kevin Durant abrió el marcador con un triple, desencadenando un parcial de inicio de 13-0 a favor de los estadounidenses, que salieron a por todas desde el comienzo, disipando las dudas generadas en partidos anteriores sobre los débiles primeros cuartos. A pesar de tardar en comenzar a anotar, Nigeria se destapó como un equipo, cuando menos, «aceptable» en anotación, tomando en cuenta la defensa de Estados Unidos. Pero Estados Unidos hizo un primer cuarto histórico. Emulando al "Dream Team" de 1992, con Kobe Bryant (14 puntos) y Carmelo Anthony como máximos escuderos, Estados Unidos anotaron la friolera de 49 puntos, con un impresionante 11 de 14 en triples (79% de acierto). Nigeria, en las pocas oportunidades que tuvo, se centró en Ike Diogu y los hermanos Aminu como máximos exponentes. Al final del primer cuarto, Estados Unidos ya doblaba a Nigeria en el marcador, con 49 puntos frente a los 25 del equipo nigeriano.
El segundo cuarto fue más relajado para ambos. Estados Unidos disminuyó la efectividad en sus lanzamientos. Alternando jugadores sobre la pista, los jugadores estadounidenses continuaron sacando ventaja a Nigeria. Con una anotación menor, Estados Unidos firmó un parcial en el segundo cuarto de 29 puntos frente a los 20 de Nigeria. Éstos supieron aguantar mejor el juego de los estadounidenses, pero se situaron ya a 33 puntos de su rival.
Ya en la segunda mitad, entraron en la cancha jugadores como Anthony Davis o Andre Iguodala. La estrella de este cuarto fue, sin duda, Carmelo Anthony, que decidió enchufarse a triples, llegando a un histórico 10 de 12 en triples (83% de acierto), que se fue al banquillo ya con menos de 5 minutos restantes y con 37 puntos anotados. Gracias al despliegue ofensivo de Carmelo (posteriormente secundado por Russell Westbrook), Estados Unidos marcó un nuevo parcial anotador impresionante de 41-17 para marcharse al final del cuarto 119-62, ganando por 57 puntos. Al final del cuarto, la selección estadounidense ya había batido un récord; Carmelo Anthony se había convertido en el tercer jugador de la historia en anotar 10 triples en un partido de Juegos Olímpicos, y el que mejor porcentaje obtuvo anotándolos.
En el último cuarto, Estados Unidos siguió concentrado en masacrar a Nigeria, buscando (y consiguiendo) batir el récord de anotación de un equipo en unos Juegos Olímpicos, siendo hasta anora los 138 puntos de Brasil ante Egipto en las olimpiadas de Seúl en 1988. El nuevo récord lo obtuvo Andre Iguodala, encestando un triple a falta de algo más de cuatro minutos para el final del partido.
Estados Unidos batió récords con creces, terminando el partido con 156 puntos frente a los 73 de Nigeria, con una ventaja de 83 puntos frente a lo que realmente fue un paseo por la pista. Los estadounidenses dieron espectáculo, superando los 20 triples, logrando el récord de 49 puntos en un cuarto, y logrando posteriormente el récord de más puntos anotados en un partido de JJOO. El único récord que no batieron fue el de mayor ventaja, que ostenta Corea, con 100 puntos (120-20) contra Iraq. Por otra parte, tampoco era necesario batirlo. El "showtime" americano ya ha pasado a la historia. Hemos vivido un partido histórico. En tal caso, habría que pedirle perdón a unos nigerianos que, francamente, disputaron un buen partido. Pero ante Estados Unidos es muy difícil ganar. Y si están motivados, en ocasiones se vuelve imposible plantarles cara...

martes, 14 de agosto de 2012

USA - Túnez, JJOO 2012

ESTADOS UNIDOS 110-63 TÚNEZ
La selección más poderosa del mundo contra los actuales campeones de África. Que Túnez tendría imposible sacar una victoria del partido era casi seguro, pero buscaban dar el talle ante sus rivales. Al final, cayeron muy abajo en el marcador, pero consiguieron grandes canastas. ¿Será, pues, una de cal y otra de arena?
En el primer cuarto del partido, Estados Unidos no pudo ejecutar su dominio sobre la cancha, tal y como viene siendo habitual en los últimos encuentros. Túnez aprovechó el comienzo "apagado" de los estadounidenses para soportar la diferencia en contra, sin caer relegados en el marcador. Destacando en los rebotes defensivos, Túnez anotó 15 puntos este período, frente a los 21 de los Estados Unidos (con un 0 de 8 en triples). Con una anotación bastante repartida (máximos anotadores Durant y Bryant, con 4 puntos), Estados Unidos se marchó con sólo 6 puntos de ventaja, tras aprovechar que Túnez agotó dos posesiones completas para terminar con un parcial de 9-0. TUN 15-21 USA.
El segundo cuarto comenzó con un triple de Carmelo Anthony, seguido de un tiro en suspensión de Westbrook. En el segundo período de juego, Túnez observó, nada más empezar, el despertar de los "monstruos" del baloncesto mundial. Estados Unidos comenzó a hacer uso de su potencial para sacar ventaja respecto a Túnez. En los primeros instantes, Túnez se mantuvo cerca de Estados Unidos gracias a una notable ventaja desde los tres puntos respecto a éstos. El gran problema de los tunecinos se concentró, casi en su totalidad (una vez más), en cómo agotaron varias posesiones. En más de una ocasión, el muro defensivo estadounidense, que impedía penetrar a Túnez, provocó que éstos, al agotarse el tiempo de posesión, se jugasen un triple a la desesperada, lo que empeora el porcentaje de triple y, sobre todo, desperdicia una preciada posesión. Ya cerca de terminar el cuarto, Túnez comenzó a ver el resultado de desperdiciar las mencionadas posesiones, con una racha de anotación de Estados Unidos que puso a los tunecinos hasta 16 puntos por detrás en el marcador. Al descanso, los estadounidenses se marcharon con 13 puntos de liderazgo, tras un triple de éstos. El parcial del segundo cuarto (Túnez 18-25 USA) aumentó una sangría de puntos en el marcador que Túnez contuvo gracias a su casi 50% de efectividad en triples (7-15), frente al casi 20% de Estados Unidos, con 2 paupérrimos triples anotados tras 12 intentos.
Ya en la segunda mitad, Mike Krzyzewski decidió comenzar la segunda parte con suplentes como Carmelo Anthony, que no defraudaron. El auténtico mérito de la selección de Túnez fue mantenerse cerca de Estados Unidos en el marcador durante una mitad entera. En la segunda mitad, el partido volvió al cauce habitual de los partidos de Estados Unidos. Jugadores como el propio Anthony (que sin duda está aprovechando su tiempo con la selección), James Harden o Deron Williams aumentaron la diferencia hasta un punto increíble, llegando a presenciar un parcial en el tercer cuarto de 3 a 25. Estados Unidos se colocó con más de 30 puntos de ventaja, cuando Anthony Davis entró sobre la cancha, ya para lucirse, con 3 alley-oop consecutivos. Davis se colocó en la cancha, ya junto a parte del quinteto titular, compartiendo la cancha con jugadores como LeBron James o Chris Paul. El tercer cuarto se resume con una única preocupación para Estados Unidos: el susto que dio Kevin Love, que tuvo que irse al banquillo con dolor en una rodilla, que finalmente se quedó en nada.
El último cuarto comenzó con una ventaja de 38 puntos de Estados Unidos. El «Top Pick» Davis continuó con su buen juego, y James Harden batió los 40 puntos de ventaja encestando un triple. Estados Unidos alternaba a sus jugadores sobre la cancha, mezclando alley-oops de Anthony Davis, triples de Kevin Love, asistencias de Kevin Durant; un intercambio constante de roles que no era sino una muestra de la buena química que hay en el vestuario estadounidense. Estados Unidos se lució en todo tipo de jugadas, y Túnez no dio una respuesta, más apocada, en forma de algunos mates y penetraciones que realmente situaban a algún tunecino en la NBA. Al final, con un marcador que rezaba TUN 63-110 USA, los equipos se han despedido, cada uno hacia su vestuario. Túnez había demostrado que tenía triplistas, jugadores capaces de hacer un mate a los estadounidenses, y nos recordaron que eran los campeones de África.
Estados Unidos ganó por 47 puntos a los Túnez, muy parecido a los 52 puntos de ventaja que obtuvo la selección femenina frente a Angola (también campeonas de África) ycontinúan como favoritos en baloncesto, sin problemas, en lo que apenas ha sido algo más que un paseo sobre la cancha (a partir de la segunda mitad del partido).

USA - Francia, JJOO 2012

ESTADOS UNIDOS 98-71 FRANCIA
El debut olímpico de dos de las mejores selecciones de la actualidad. Estados Unidos comenzaba los Juegos Olímpicos como principal favorito para la medalla de oro, y Francia, sin duda, era uno de los equipos destinados a evitarlo. De momento, Francia ha perdido. Queda pendiente la revancha...
En el primer cuarto del partido, USA se mostró superior, pero Francia renunció a quedar excesivamente relegada en el marcador. En las jugadas, Estados Unidos protagonizó la mayoría de los highlights, pero Francia destacó con jugadas como mates de Ronny Turiaf, el tapón que propinó Nicolás Batum a Kevin Durant, o más de una gran canasta del base Tony Parker, que continúa destacando en las penetraciones, con jugadas como su popular «teardrop».
A falta de algo más de 3:30 minutos para el final del primer cuarto, se sucedieron los cambios con la entrada a la pista André Iguodala y Kevin Love, al tiempo que los franceses contaron, desde la posición de escolta, con un Nando de Colo desempeñó un gran juego frente a Russell Westbrook, para conformar un potente "backcourt". Este tipo de jugadores cobraron un mayor protagonismo. Estados Unidos fue más dominante en la pintura, tanto con Love como con el pívot titular, Chandler. Francia, por su parte, aprovechó los pocos espacios que hubo en la defensa interior de Estados Unidos para que Ronny Turiaf se posicionase como referencia interior (con la ausencia de Noah), sin que Kevin Seraphin pudiera jugar con comodidad. En el último minuto del cuarto, el encuentro se ralentizó notablemente debido al exceso de faltas de uno y otro equipo, lo que desembocó en lanzamientos de tiros libres con una frecuencia constante. El final del cuarto lo protagonizó el francés Bokolo, congoleño nacionalizado, encestando un triple sobre la bocina tras los dobles cometidos por Chris Paul. USA 22-21 FRA.
El segundo cuarto del partido comenzó con un triple de LeBron James. La selección estadounidense comenzó el segundo período de juego de forma más agresiva que la primera, con un parcial de 11-0 a su favor desde el inicio del cuarto. Los chicos de Mike Krzyzewski sacaron el balón hacia pocisiones exteriores, donde anotaron los primeros triples del equipo (LeBron, Kobe, Paul), pero aumentaron los fallos desde la línea de tres puntos de manera muy considerable.Además, se cargaron muy pronto de faltas, uno de los mayores problemas de Estados Unidos. Los franceses, por su parte, se vieron prácticamente anulados debido al creciente juego físico impuesto por Estados Unidos. De esta forma, cayeron en el marcador de la misma forma que otros muchos equipos que se enfrentaron a los estadounidenses con anterioridad. El entrenador francés mantuvo, no obstante, la seriedad y aplicó disciplina a sus pupilos, que recortaron lo posible el marcador a su favor, llegando a situarse entorno a 12 puntos. Estados Unidos contraatacó en los últimos instantes del partido para recuperar distancia frente a sus rivales y, finalmente, situarse con 16 puntos de margen. USA 52-36 FRA.
En la segunda mitad, Francia comenzó anotando, para recibir una respuesta por parte de Estados Unidos que comenzó en triples (primero de James y después de Bryant), seguidos del alley-oop de Chandler tras asistencia de LeBron, para poner un parcial al inicio del tercer cuarto de 8-2 a su favor. Francia siguió cayendo ante la explosión definitiva del motor estadounidense, con un juego completamente diferente al del primer cuarto. En este cuarto volvieron los problemas de faltas, ahora con total seriedad. El más afectado por las faltas fue el "frontcourt" estadounidense, y jugadores como Love o Chandler superaron las 3 faltas personales. Esto es consecuencia, además del juego físico impuesto por Estados Unidos, de la importancia anotadora que cobraron los jugadores interiores, dada la limitación en el juego exterior, que sólo resultaba efectivo en jugadores como James, Bryant o Durant. USA 78-51 FRA.
Con el comienzo del último cuarto y una ventaja de 27 puntos, el partido ya se había decantado a favor de Estados Unidos. Mike Krzyzewski decidió dar un respiro a los jugadores más importantes del equipo, y optó por sacar a la cancha a la segunda unidad. Se estrenó el "freshmen" de Kentucky y nº1 del Draft Anthony Davis. La ventaja disminuyó ligeramente, pero Estados Unidos continuó dominando con jugadores tanto titulares como suplentes, tales como Russell Westbrook, Anthony Davis o Chris Paul. El parcial del último cuarto terminó con un empate a 20 puntos, y el partido terminó 98-71, con una victoria de Estados Unidos por 27 puntos.
Este primer partido y primera victoria de USA Basketball ha transcurrido como los encuentros preparatorios. A pesar de continuar con sus problemas de faltas, Mike Krzyzewski ha sabido lidiar con ellos gracias a constantes rotaciones de jugadores. Estados Unidos sigue venciendo con una amplia diferencia de puntos a sus rivales. Desde el Mundial de Turquía (tomemos en cuenta la plantilla, completamente diferente a la de ahora), las dos selecciones que más le han costado a Estados Unidos fueron Brasil y Argentina. ¿Podrán éstos, u otros equipos, borrar a Estados Unidos de un oro que parece más que seguro?