martes, 10 de abril de 2012

All-Star Weekend: sábado


El día de los concursos no fue tan emocionante como el Celebrity Game, y bastante peor que años anteriores. Contó con los diversos retos del año anterior (Shooting Stars, Skills Cahallenge, 3PT Shootout, Slam Dunk Contest)...
Haier Shooting Stars.
El equipo de Texas (Kenny Smith, Sophia Young y Chandler Parsons) comenzó haciendo un gran tiempo de 42.7 segundos, aunque se quedó en casi nada respecto a los 38.7 de Nueva York (Allan Houston, Cappie Pondexter y Landry Fields), que comenzó encestando de manera fluida. Menos suerte tuvo el equipo local (Dennis Scott, Marie Ferdinand-Harris y Jameer Nelson), que terminó eliminado con un tiempo de 1:04, por debajo de Atlanta (Steve Smith, Lindsey Harding y Jerry Stackhouse), que finalizó con un tiempo de 55.3 segundos tras atascarse en el último lanzamiento, desde el centro de la pista.
En la final, Texas tuvo problemas con la mayoría de lanzamientos, pero un triple desde el medio del campo a la primera, obra de Kenny Smith, detuvo el cronómetro con 47.6 segundos transcurridos. El campeón fue Nueva York que hizo un tiempo de 37.3 segundos tras otra tanda rápida, encestando a la primera (sólo Allan Houston falló un lanzamiento en las cinco primeras estaciones).
Taco Bell Skills Challenge.
En el concurso de habilidades, Rajon Rondo salió el primero, para terminar con 32.8 segundos, después de completar el recorrido rápido, a pesar de fallar en el poste alto y en el pase con bote. El siguiente fue Kyrie Irving con un tiempo de 42.2 segundos, atascándose, sobre todo, desde el poste alto. A continuación fue el turno de Deron Williams, con mucho el mejor de la primera ronda, que no se apresuró demasiado, pero superó todas las estaciones a la primera para terminar con un tiempo de 28.3 segundos. Más tarde, Russell Westbrook saltó a la pista para terminar con 33.8 segundos, fallando, al igual que la amplía mayoría de competidores, en el pase picado y el poste alto. Tony Parker fue el siguiente en jugar para, con una técnica similar a la de Deron Williams (un transcurso lento y sin detenerse), hacer un tiempo de 29.2 segundos. John Wall fue el último en competir para dar la sorpresa. Necesitaba un tiempo, como mucho, de 32.8 segundos para clasificarse (empatando a Rajon Rondo), y así ha sido. Falló en el primer pase de pecho, pero resolvió sin problemas el resto del circuito para empatar. En el desempate, Rajon Rondo completó todo a la primera, haciendo 27.5 segundos y terminando cerca del récord (25.5). John Wall encontró su perdición en en poste alto, para terminar con 45.4 segundos (tras fallar un mate al final del circuito).
En la final Deron-Parker-Rondo, el base de los Celtics no pudo con el pase con bote y de quedó en 34.6 segundos. Parker registró 32.8 segundos y D-Will falló más de la cuenta desde el poste alto, para terminar con 41.4 segundos, al tiempo que Tony Parker se alzaba con el trofeo de campeón.
Foot Locker Three Point Contest.
Mario Chalmers comenzó fuerte para terminar con 18 puntos. Kevin Love empató con un estilo completamente diferente (en los dos primeros carros apenas encestó balones). Después, Anthony Morrow salió a la pista con la camiseta de Petrovic. Morrow fue, en parte, decepcionante, tal vez por no soportar la presión. Tras ser el segundo mejor triplista de la historia de la NBA (en porcentaje de acierto), se quedó en catorce puntos, sin tiempo de terminar el último carro. Más tarde, Durant pasó a liderar el concurso con 20 puntos, enchufándose para redimirse de la paupérrima marca conseguida el pasado año. Por último, el local Ryan Anderson y James Jones en la defensa por el título. El primero se marchó eliminado con 17 puntos (necesitaba igualar a Love o Chalmers con 18), tras fallar los dos últimos lanzamientos. Jones, por su parte, anotó 22 puntos (récord histórico de más puntos conseguidos en una primera ronda) gracias, en parte, a su rápida mecánica de tiro y encestando los 7 últimos lanzamientos consecutivos, superándose en la reválida de su campeonato. En el desempate entre Chalmers y Love (con 24 segundos) para decidir el tercer clasificado para la ronda final, el jugador de los Heat terminó con 4 puntos, superado por los 5 de Kevin Love.
En la final, Love salió el primero para hacer 16 puntos, seguido de un empate con Kevin Durant. Jones se quedó en 12 puntos tras hacer la peor ronda del concurso de este año. En el desempate (jugado esta vez a 60 segundos, no a 24), Love hizo 17 puntos, superando los 14 que anotaría posteriormente Durant, para poder alzarse con el título de campeón de triples. El segundo campeón de triples más alto de la historia de la NBA.
Sprite Slam Dunk.
El concurso de mates no ha sido realmente bueno, mucho menos tomando en cuenta los concursos de los últimos años. Los participantes no eran superestrellas, pero era la oportunidad de ver sorpresas. Chase Budinger, Jeremy Evans, Paul George y Derrick Williams. Cuatro participantes para una nueva modalidad: adiós a los jueces. Tras tantos años con el público poniendo en duda la imparcialidad del juzgado de la NBA, la Liga optó por eliminar completamente los jueces para no dejar lugar a dudas. El voto lo tendrían los espectadores y aficionados, a través de Internet, Twitter a través de todo el mundo. Se han abierto las puertas a un nuevo sistema de elección para el campeón del concurso, una manera con viabilidad real, pero que ha comenzado con mal pie.
Ninguno de los cuatro participantes eran expertos machacando el aro, como así resultó ser. No fallaron excesivamente, ni tuvieron especiales problemas, pero los mates fueron muy simples. Algún molinillo, un salto por encima de Puff Daddy o de un cartero (estuvo mucho mejor el salto de Paul George por encima de Roy Hibbert y Dahntay Jones, con la pega de que costó varios intentos). Ricky Rubio intentó participar lanzando el balón a Derrick Williams, que salió más o menos bien... El mate más original fue, posiblemente, el de Jeremy Evans, donde se enfundó una elástica fluorescente, se apagaron las luces del pabellón y pudimos disfrutar de un fantástico mate al más puro estilo de película...
Estuvo también el mate 360º de Chase Budinger con los ojos cerrados que, aún realizado por otros jugadores en la historia, resultó bastante aceptable, dado el nivel del concurso.

Clippers, realidad o milagro


Los Clippers fueron, con el paso del tiempo, uno de los equipos malditos de la Liga. Tras pasar por San Diego y Buffalo llegaron a LosAngeles. LA se encargó de acogerlos, pero la reliadad era que distaban del equipo de Hollywood, los Lakers. Por esto fueron apodados el «hermano pobre» de Los Angeles. Eran un equipo que contaba con mala suerte desde el principio. Ni las elecciones en el Draft, ni las estrellas que pasaron por el plantel. Apenas pasaron por Playoffs en su historia...
Marko Jaric, Elton Brand, Corey Maggette... Son muchos los grandes jugadores que pasaron por este equipo y que no han conseguido cambiar la situación. Aún así, en los últimos tiempos se había forjado la sensación de que podrían dar un giro a su trayectoria. Comenzó desde la elección de Blake Griffin en el Draft de 2009, que había demostrado su hegemonía en la etapa universitaria. No obstante, una prematura lesión le impidió jugar su primer año. Otro año más tirado por la borda.
Pero Griffin se recuperó, y pudo jugar finalmente. Entonces llegaron cambios al equipo. Eric Gordon dio el salto a la Selección estadounidense durante el Mundial de Turquía, y llegó al equipo para triunfar; a la vez, Vinnie Del Negro prometía conseguir un cambio en el equipo (a pesar de no haber podido triunfar con Chicago). Se estaban sucediendo las modificaciones, pero las victorias continuaban sin llegar. Durante la campaña 2010-11, los Clippers continuaban abajo en la clasificación.
El salto llegó este año, precisamente con la turbia caída de su vecino. Los Lakers cayeron ante Dallas sin poder hacerles apenas frente, cosa que los Clippers aprovecharon para demostrar su situación, con jóvenes promesas ansiosas por la victoria, y apoyados en una conexión Blake Griffin-Chris Paul (eficaz sustituto de Eric Gordon, que se fue a los Hornets) más fuerte que nunca. Se ha visto cómo eran eclipsados antaño frente toda la NBA por los Lakers, y tras rebelarse a base de victorias y un buen juego, con un ataque imponente de Blake Griffin, los Clippers comenzaron la temporada en lo más alto se la clasificación. Con el paso del tiempo comenzaron a caer superados, por ejemplo, por unos incombustibles Spurs.
Aún superados, los Clippers entrarán este año en Playoffs, una cita que tenían pendiente desde el año 2006, cuando rompieron una sequía de ocho años sin entrar en la postemporada. Todavía no está claro de cuál será su verdadero potencial una vez llegados a la recta final, pero de momento ya superaron el número de victorias conseguidas la pasada temporada. Y en una temporada reducida.

All-Star Weekend: viernes


"Linsanity", quien finalmente pudo participar en el evento, disfruta de la sesión de práctica con Blake Griffin
El clásico partido de novatos contra jugadores de segundo año dio, en el All-Star Game de 2012, un giro drástico. La NBA tomó la iniciativa y, al más puro estilo "showtime", decidio convertir el evento en un partido mixto, con jugadores de ambas categorías en cada conjunto. Los equipos serían Team Chuck (de Charles Barkley) y Team Shaq (de Shaquille O'Neal), lo que contribuyó a añadir más excentricidad al interés a un encuentro que, finalmente, no defraudó. 
A lo largo de la primera de las dos mitades de 20 minutos, comenzó la tónica dominante por parte del equipo de Charles Barkley (que contaba con un jugador menos tras la lesión de Kahwi Leonard), tras comenzar con un parcial de 8-0 a favor. La ventaja mácima para el Team Chuck fue de 15 puntos, si bien los jugadores de Shaquille O´Neal redujeron la diferencia hasta los 12 tantos de desventaja con los que partían de cara a la segunda mitad.
Pudimos ver en esta primera mitad a un Kyrie Irving que se «enchufó» desde la línea de tres; solo en 20 minutos tenía un 4 de 4 en triples (7 de 8 en tiros de campo). Pudimos ver también a Paul George, DeMarcus Cousins y Evan Turner marcando la diferencia para el equipo de Barkley. Al final, terminaron en período con un 6 de 12 en triples y un 69% de efectividad en tiros de campo.
Por parte del Team Shaq, los que menos jugaron eran los más esperados por el público, pero aún así Jeremy Lin y Landry Fields se ganaron sus minutos sobre el parquet. Con una anotación más repartida en este equipo, el másximo anotador de le primera mitad fue Tristan Thompson (10 puntos) y el máximo reboteador y asistente fue Kemba Walker con 4 rebotes (1 ofensivo, 3 defensivos) y 5 asistencias.
La segunda mitad parecía que iba a ser más de lo mismo cuando el Team Chuck se colocó 21 puntos por delante (94-73) a falta de 16:30 para el final. Fue lo mismo, en parte sí, y en parte no. El parcial de la segunda mitad fue de 68-69 a favor de Team Chuck, por lo que Shaquille consiguió que sus chicos activasen su juego en este segundo período. Sin embargo, los 12 puntos de diferencia acumulados en la primera mitad marcaron finalmente la diferencia, para que Team Chuck ganase el duelo por 146-133.
Al final del partido, los tres jugadores más agresivos en anotación por parte del equipo O´Neal fueron Tristan Thompson (20 puntos), Greg Monroe (19) y Norris Cole (18). Monroe capturó también 10 rebotes, al tiempo de Kemba Wlaker repartió 10 asistencias. Lo mejor del Team Shaq, los 14 balonces robados (más robos, Greg Monroe con 5); lo peor, el 12 de 41 en triples (29% de acierto). El mejor del equipo, personalmente, sería Greg Monroe por sus estadísticas acumuladas (19 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias, 5 robos...). El que menos destacó, sin duda, Jeremy Lin, aunque «Linsanity» consiguió un puesto de titular en su equipo.
En el Team Chuck hubo un personaje único, que ha de escribirse con mayúsculas, KYRIE IRVING. El base de los Cavaliers se ganó a pulso el MVP del partido, tras terminar con unos impresionantes 34 puntos (8 de 8 en triples), 3 rebotes, 9 asistencias y 2 robos. Con Kyrie Irving dominando en puntos (seguido de Paul George, con 23) y asistencias (seguido de John Wall, con 8), en los rebotes hubo un empate entre DeMarcus Cousins y Evan Turner con 11 rebotes (ambos consiguieron 3 en ataque y 8 en defensa). Lo mejor del equipo, el 11 de 20 en triples y sus 43 rebotes capturados; lo peor, las 18 pérdidas. El mejor jugador del equipo (tras Kyrie Irving) pudo ser John Wall (17 puntos, 6 rebotes, 8 asistencias...), quien además nos regaló el mejor mate del fin de semana. El que menos brilló, el «2nd pick» del Draft, Derrick Williams, que se quedó en unos paupérrimos 2 puntos, 3 rebotes, 1 asistencia y 1 robo...