miércoles, 28 de noviembre de 2012

Brooklyn Nets: el regreso prometido


Los Nets. Brooklyn Nets. Sin duda, este equipo ha revolucionado la NBA este verano. Tal y como predicaban desde hace años, han regresado a Nueva York. A su alma mater. Los Nets han cambiado drásticamente de rumbo desde que Mikhaíl Prokhorov tomase las riendas del equipo. Han pasado de perder millones de dólares al año (tal y como demuestran inventarios de PricewaterhouseCoopers) a ganar en ventas y en partidos. El regreso a la Gran Manzana, tras años de espera, se ha hecho realidad, disparando el optimismo de los aficionados de los Nets (los nuevos aficionados), que han visto un arranque liguero soberbio por parte de los pupilos de Avery Johnson. Los Nets se han reciclado en un equipo nuevo en menos de doce meses. ¡Quién te ha visto y quién te ve!
En la NBA, los Nets sólo disputaron una temporada en Nueva York (antes, jugaban en la ABA); 1977. En aquel año, hemos de referirnos a un equipo que terminó último de la Atlantic Division con un paupérrimo balance de 22 victorias y 60 derrotas (27% de victorias). Pero no siempre han sido iguales.
Si bien los Nets se fundaron en Nueva Jersey bajo el nombre de New York Americans para disputar la temporada 1967-68 en la ABA, al año siguiente el equipo ya se trasladó a Nueva York, convirtiéndose en los New York Nets. La ABA fue donde los Nets alcanzaron sus mejores temporadas. En aquella alocada liga, donde ya existían los triples y se jugaba con el característico balón tricolor, los Nets lograron dos títulos con jugadores como el propio Julius Erving.
Cuando le llegó la hora a la ABA, los Nets se “movieron” de liga a la NBA, donde en seguida se cambiaron de domicilio a Nueva Jersey. Allí llevaron hasta hoy. Desde la temporada 1978 hasta la 2012.
A lo largo de su historia, los Nets pasaron por diversas etapas. Tras una inminente caída al llegar a la NBA, los Nets vivieron un posterior resurgir a mediados de los 80, con la llegada de jugadores como Buck Williams, o la triste historia de Drazen Petrovic. Sin embargo, los Nets no se clasificaron para Playoffs entre 1987 y 1991, ambos inclusive. Tras flirtear con la postemporada mientras duró la presencia de Chuck Daly en los banquillos, hubo que esperar a la década de 2000 para ver la etapa dorada de los Nets en la NBA. En el año 2000, Byron Scott se subió al tren de los Nets para sacar lo mejor del equipo, y sin duda lo consiguió. Alcanzó las Finales en dos ocasiones consecutivas (2002-2003), siendo apeados del anillo de campeón por Lakers y Spurs, respectivamente.
La permanencia en los Playoffs de los Nets se prolongó hasta el final de la temporada 2007, aupados por Lawrence Frank (tras el despido de Scott en 2004). Pero, llegado el momento, los Nets cayeron del carro. En 2008 consiguieron un balance de 34 victorias y 48 derrotas. En 2009 terminaron con un resultado idéntico. Pero en 2010 se produjo la debacle, y el equipo firmó la peor temporada de su historia. Tras 17 derrotas consecutivas, Lawrence Frank fue destituido finalmente (¿Un poco tarde tal vez?). El mando lo asumió Kiki Vandewighe, que ganó 12 partidos por 53 derrotas. El año terminó para la franquicia con un triste, triste 12-70 (14,6% de victorias). Pero la esperanza de futuro se mantenía pues, en cierto modo, los Nets también ganaron. El multimillonario ruso Mikhaíl Prokhorov compró el equipo, y se encargó de poner en marcha las obras necesarias para que el equipo regresase a Nueva York.
No se pudo Manhattan, ya estaban los Knicks. Pero, tras cruzar un puente, el destino final del proyecto fue el barrio de Brooklyn. La estrella, tras mantener tensas conversaciones con Carmelo Anthony, el pilar fundamental para la nueva plantilla sería Deron Williams, al que acompañaría Brook López desde la posición de pívot puro. En 2011, la temporada terminó con un 24-58 que no mostraba cambios, pero el pasado año un balance de 22-44 en apenas 66 partidos disputados (43,3% de victorias) nos ha enseñado el progreso de los Nets en la Liga.
En la caza veraniega, terminó de formarse una franquicia nueva. El complemento más importante, Joe Johnson, que iba a necesitar adaptarse al proyecto de los Nets, pero la plantilla terminó equilibrada entre juventud (MarShon Brooks, Mirza Teletovic...), experiencia (Jerry Stackhouse) y calidad (aunque tal vez algo sobrepagados, todo sea dicho). Del cinco inicial (Deron Williams, Joe Johnson, Gerald Wallace, Kris Humphries, Brook López), se reformó por completo el backcourt. El equipo se mudó este verano, y no cabe duda que han sabido cómo se trabaja en estos casos. El nuevo pabellón no deja lugar a dudas, hablamos del impresionante Barclays Center. Y de aquí en adelante, todo ha sido sacar negocio. Los uniformes son más que simples, y el merchandising, supremo. Gorras, camisetas, balones... de todo. Y todo ello en blanco y negro, colores oficiales de los “nuevos Nets”. Brooklyn ha sido un negocio redondo donde todo se ha convertido en una abismal máquina de publicidad. Bajo un lema que incitaba a regresar a las viejas costumbres, los Nets fabricaron equipaciones con un diseño escueto, que se vendieron como churros. Además, siempre está a favor el tirón mediático del dueño de la franquicia (tras Prokhorov), Jay-Z.
En una vorágine de cambios sucediéndose el último año, hemos presenciado el nacimiento de un nuevo equipo que cuenta ante sí con un mundo de posibilidades. Si bien tienen la presión de enfrentarse al año inicial de un ambicioso proyecto, no han tenido miedo, y por el momento demuestran de manera extraordinaria cómo soportan la presión de rendir al más alto nivel deportivo. Han pasado de un balance de 126-268 (32% de victorias) en los últimos 5 años a un 9-4 (69% de victorias, más del doble). Los Brooklyn Nets se han asentado en los primero compases de la Liga como uno de los equipos revelación (tal vez en el que más miradas puestas se tenían), colocándose en la parte más alta de la Conferencia Este desde el primer momento. Si bien aún no se han disputado 20 encuentros, los Nets han dejado una gran presentación en Brooklyn, mejorada todavía más tras la victoria el 26 de noviembre ante los Knicks (a partir de ahora rivales directos) en el Brooklyn Center. De seguir así, nos encontramos ante un nuevo legado baloncestístico en la NBA.

viernes, 23 de noviembre de 2012


Desde hace ya un tiempo, Los Angeles Lakers están de moda. Como equipo histórico, siempre lo habían estado, gracias al deleite de su juego, que le ha valido ser el segundo equipo con más campeonatos de la historia de la Liga. Pero, en ocasiones, una franquicia pierde el rumbo. Es en aquél momento cuando ha de reestructurarse o reconstruirse (que son cosas separadas). Eso es uno de los aspectos inherentes a las franquicias NBA. Un equipo no es eterno, se devalúa con el paso del tiempo. Por eso, las largas dinastías en algún momento llegan a su fin. Cuando éso ocurre, toca trabajar dentro de la cancha, pero sobre todo fuera. El el momento de los General Managers de ganarse su sueldo. Sin casos excepcionales, tienen que buscar la forma de rehacer un equipo por completo, de ahí la importancia de su trabajo. Sobre la práctica, es algo muy, muy volátil. Los Thunder revolucionaron la NBA de un año para otro, pasando de sufrir en la parte baja de la clasificación a plantar cara a los “Beach Boys” de Riley. Sin embargo, con mirar hacia equipos como los Wizards, sabemos que no siempre resulta así de fácil salir del hoyo en la NBA.
Ahora el turno es de los Lakers. Sabemos bien (gracias a Dios) que no van a ser los próximos Wizards, pero lo cierto es que su futuro comienza a temblar. Tras el descalabre sufrido en 2011 ante Dallas, cosa que queda ya lejos, han seguido, en mayor o menor medida, en la élite del baloncesto mundial. Como suplente de aquél inigualable “Master Zen”, han colocado a Mike Brown, “El Rey del pollo frito”. Brown supo liderar a los Cavaliers a las Finales de 2007, un equipo en el que jugaban LeBron y cuatro más, por decirlo de alguna manera. Tal vez no fuera mala idea en un principio, pero estaba claro que no iban a ser nada del otro mundo... Llegaron, pues a Semifinales de Conferencia, cayendo frente a los Thunder que, ya en 2010, habían intentado plantarles cara.
Cuando un equipo pequeño busca plantar cara al gigante y lo consigue, siempre es un gran mérito. Pero la cruda realidad era que el imperio de Hollywood estaba desmoronándose, y eso había que solucionarlo. Así, al más puro estilo de superproducción discográfica, el ave fénix del baloncesto en el siglo XXI sacó a volar billetes para atraer más estrellas. Si con Kobe no era suficiente en el año 2000, ahora tampoco lo sería (pese al gran trabajo de Pau). Necesitaban calidad rápido, y la primera respuesta de Mitch Kupchak fue sacar su pecho como GM del equipo y entablar conversaciones con Steve Nash. Nash, no nos engañemos, es una estrella en declive. Un par de años, y adiós a uno de los mejores bases que nos brindó el baloncesto. Pero los Lakers necesitaban estrellas inmediatamente. Nash a la saca, y a seguir buscando...
Bynum es, sin duda, un base de mucha calidad, pero los Lakers vieron en la ya molesta indecisión de Dwight Howard un diamante ya trabajado. Millones, calidad sobre la cancha y una bonita ciudad hicieron las delicias de un jugador que, pese a la belleza de Orlando, su sueldo, y sus compañeros, quería más a nivel baloncestístico. Por eso, quién sabe si, en su íntima soledad, rememorase unas aún tangibles Finales de 2009 donde el (por aquel entonces) mejor equipo del mundo les había pasado por encima. Ahora, formar parte de un conjunto con 15 títulos en sus vitrinas lo llevaría al siguiente nivel. Haciendo honor a su patrocinador, Howard fichó por los Lakers “all in”.
Ahora, con uno de los quintetos más estelares de la Liga (sólo al nivel de los Heat), los Lakers se lanzaron a la aventura. Pero pronto la excitación se tornó en pesar, tras un “quiero y no puedo” que les llevó a protagonizar la peor pretemporada en varias décadas. La prensa, son su característico sensacionalismo, pasó ´de “A por el 72-10” a “¿Volverá Phil Jackson?”. Cuando las cosas iban mal, rápido se despidió a Mike Brown, y volvieron los rumores sobre un tercer regreso de Phil... Pero Phil no volvió. La realidad era una, y la NBA resultaba en ocasiones tajante. Los Lakers estaban jugando solos, sin ofender al entrenador interino (¿Bernie Bickestaff?). La rápida reacción desde los despachos derivó en el fichaje de Mike D'Antoni. Ahora, es cuestión de esperar...
Pero esto ya ocurrió con anterioridad, hace 50 años. Cuando el dominante pívot Wilt Chamberlain, autor de “El partido de los 100 puntos” en Hershey, PA (1962) llegaba al ocaso de su carrera, se unió al “frontcourt” angelino para sacar un último anillo antes de su adiós. Entonces, todo se puso viento a favor, con una plantilla formada, además, por estrellas como Elgin Baylor o “logoman” Jerry West. Pero no fue fácil volver a la senda de las victorias. Acabaron 1969 perdiendo el título ante los Celtics, y 1970 cayendo ante los Knicks. El año siguiente llegó Gail Goodrich,pero Baylor lo pasó en el dique seco, y los Lakers fueron “apeados” en Finales de Conferencia ante unos Bucks en los que destacaba un tal Alcindor, más tarde Abdul-Jabbar. No fue hasta 1972 cuando los Lakers se alzaron con un campeonato de la NBA. Nunca mejor dicho, un. Aquel quinteto de superestrellas derivó en un campeonato, muchos millones y varias retiradas. Los Angeles lucieron en 1972 el anillo de campeón por primera vez desde 1954, con George Mikan. Y no fue hasta la llegada de Magic Johnson cuando regresaron los oros en el equipo...
Los Lakers están ahora en una etapa similar, donde no se puede definir el futuro del equipo a corto-medio plazo con ciencia cierta, pero no se espera la continuidad de los éxitos obtenidos estos últimos años. Con Mike D'Antoni, los Lakers optaron por tomar las riendas de un juego más rápido, pues el entrenador buscará encajar las piezas para formar un equipo con un potente contraataque, pues tiene a Howard como gran finalizador. Tener a D'Antoni tranquiliza, pero no ha habido una mejora trascendental desde su llegada. Los Lakers siempre han sido una amenaza en potencia. Pueden sacar oro de la peor situación, pero esta vez se trata de algo más. De momento, no llegan a la veintena de partidos, con poco más de un mes transcurrido, y se apalancan en torno a un 50% de victorias. Están flirteando con clasificarse para postemporada. Podrían caer de Playoffs, pero nos sorprendería a todos. Sería demasiado. Unos Lakers como estos, no. Con el transcurso del año, deberían mejorar. Claro que, con equipos como los Warriors clasificados, los Lakers tendrán que luchar duro para salir airosos del paupérrimo comienzo de temporada...

miércoles, 31 de octubre de 2012

2012-2013: Comienza un nuevo año


Un año más, despega la NBA llena de espectáculo inigualable. Sin los problemas vividos el año pasado con el cierre patronal, la nueva campaña baloncestística pone sobre la cancha a los mejores jugadores del mundo para el disfrute del aficionado. Los duelos estelares entre la élite del deporte del oro volverán a llenar pabellones y abarcar audiencia televisiva en numerosos países. El pasado martes, arrancó el principal motor del baloncesto (con permiso de la FIBA), de modo que ha llegado la hora de “enchufarse” al mundo NBA.
FICHAJES
Ya sin el problema añadido del “overseas” (los contratos fichados con equipos extranjeros), los fichajes revolucionaron las plantillas el último verano. Ray Allen, Dwight Howard, Steve Nash, Joe Johnson. Con los equipos cambiados, las preferencias también lo están. Como favoritos, además de los perennes Miami Heat de los que se aguarda el resultado de la unión Allen-Lewis), están los Mavericks (que buscan rebuscar el “frontcourt” con Chris Kaman) o los Lakers 8que han asaltado las noticias tras los fichajes de Nash y “Superman” Howard). En la otra cara de la moneda están, por ejemplo, los Celtics (ahora sin Allen, deshaciéndose así el “Big Three”) o los Nets (con un proyecto interesante aunque lleno de intriga).
ROOKIES
Los novatos son uno de los puntos a tratar en la próxima agenda NBA. Con varios años en los que han predominado los bases, ha regresado al evento los jugadores interiores. Desde 2009, con la sorpresa del ala-pívot Blake Griffin (y la posterior decepción de Hasheem Tabheet), el “frountcourt” no ha encontrado renovación en los jugadores de primer año. Con el número 1, está bajo los focos Anthony Davis, que ya ha triunfado con la selección en los pasados Juego Olímpicos de Londres, y que ahora buscará reflotar a unos Hornets que acumulan ya varias campañas consecutivas en la parte baja de la clasificación.

jueves, 11 de octubre de 2012

EEUU - España, JJOO 2012 (final)


Y finalmente, llegó el momento de la esperada final. Los favoritos, Estados Unidos y España no defraudaron a la hora de la verdad. Ahora los españoles, liderados por un Pau Gasol que promediaba 18,4 puntos y 7,6 rebotes por noche, intentarían arrebatar la corona, la cúspide olímpica a los norteamericanos, tras haber sido vencidos hace ya 4 años en una final idéntica.
Estados Unidos comenzó anotando y desplegando una defensa muy arriba, a lo que España respondió con un estilo de juego donde destacaron los triples de Navarro, equiparándose a Kobe y Carmelo desde la larga distancia. Cuando los norteamericanos comenzaron a reaccionar sobre el ecuador del primer cuarto, los españoles se toparon con un problema añadido a la hora de remontar 9 puntos, una diferencia en la que los pupilos de Mike Krzyzewski permanecieron inflexibles gracias al 7 de 10 en triples.
No obstantes, España demostró no tirar la toalla, y Sergio Scariolo sacó renovadas energías de sus jugadores, que protagonizaron en el segundo período una remontada con un parcial favorable de 24-31 en dichos 10 minutos. Con una remontada de 8 puntos tras haber sido superiores a los estadounidenses, los españoles se marchaban al vestuario sólo un punto por debajo en el marcador, 59-58, y sintiéndose capaces de dar un vuelco a la hegemonía americana en el baloncesto FIBA.
Pero los ánimos no llegaron a los primeros instantes de la segunda mitad del partido. España comenzó errando varios lanzamientos, y exhibió una defensa un tanto descafeinada. Por suerte, contaban con dos bazas a su favor. La primera, el poderío de Pau Gasol, que enseguida pasó a ser el líder de su equipo (una vez más), y la segunda, el descenso de efectividad por parte del “Team USA” en los triples, por lo que los americanos se vieron obligados a cambiar su estilo de juego, centrándose más en el poste bajo. El partido subió de intensidad cuando el tercer período llegaba a su fin. Estados Unidos afinó su puntería, lo que le permitió mantenerse en el marcador, con un parcial empatado a 24 puntos, y el marcador rezumando emoción con un 83-82 a favor de la selección de barras y estrellas. España tampoco iba mal, pues las estadísticas demostraron que anotaba mejor, sacaba más puntos de las pérdidas de balón y lideraba en rebotes defensivos.
Pero los españoles tuvieron más de un problema en el cuarto final del partido. España estaba visiblemente cansada, y eso le valió caer varios puntos atrás en el marcador. Por si fuera poco, el “tren de mercancías” de LeBron James envió a Pau Gasol al banquillo tras propinarle un golpe en la cara tras menos de tres minutos disputados del último cuarto. Pero poco tiempo pudo descansar el mayor de los Gasol, que volvió a la cancha tras un triple de Kevin Durant y tres tiros libres de Kobe Bryant. El “Team USA” no perdonó con un Kobe magnífico, para llegar a sacar una diferencia de 10 puntos a los españoles. Éstos, por su parte, amagaron con una remontada de última hora, pero les faltó tiempo. Con un partido increíble, aún tenían opciones de remontada con menos de tres minutos para el final, pero a la hora de encestar los triples, el combinado español no fue capaz de convertir puntos desde el exterior, viendo como unos estadounidenses que no bajaron el ritmo mantenían la distancia en el marcador hasta el final del partido Al final, el sueño español se quedó en eso, un sueño, tras una maravillosa experiencia vivida en la capital inglesa, tanto los jugadores como los aficionados. España se quedó una vez más como líder del baloncesto europeo, a un tiro de piedra de hacerse con la medalla de oro, lo que además habría supuesto la revancha de los JJOO de Pekín en 2008. A 7 puntos de dominar el mundo, y buena prueba de ello es que los americanos, todos ellos superestrellas de la NBA (salvo Anthony Davis), celebraron como nunca la victoria ante España, aún jugando en la mejor liga del mundo, o siendo campeones en ella. Los españoles, también con experiencia NBA, recibieron este verano su segunda medalla de plata consecutiva, esa que trae un regusto agridulce consigo. Más agridulce esta vez, pues el sueño de verano, ya dejado atrás hace varios meses, podría no repetirse. La selección española cuenta con el paso del tiempo en jugadores como Pau Gasol o Felipe Reyes como principal amenaza. Aún no sabemos si este equipo de ensueño, que lidera las competiciones hasta la final, y planta cara seriamente al mejor equipo del mundo, durará hasta los próximos juegos de Río de Janeiro 2016. Lo único que está claro para los amantes del baloncesto es una cosa. Estamos viendo cómo los chicos de Sergio Scariolo hacen historia. Este momento, si bien efímero a primera vista, perdurará eternamente en la memoria del baloncesto mundial...

jueves, 27 de septiembre de 2012

EEUU - Argentina, JJOO 2012 (semifinal)

EEUU 109-83 ARGENTINA
Estados Unidos - Argentina: la revancha. Los pupilos de Mike Krzyzewski llegaron a semifinales, y se toparon con un nuevo duelo ante Argentina (el tercero en un mes). Tras los casi 30 puntos de ventaja que sacaron al equipo blanquiazul en el partido de la fase de grupos, Luis Scola, Pablo Prigioni (que no pudo disputar el anterior encuentro ante el «USA Team»)... Todos ellos darían su mejor versión, buscando la revancha ante unos americanos que siguen imbatibles.
Al comienzo, Estados Unidos sacó pronta ventaja sobre los sudamericanos, con un parcial de 18-6. Éstos, no obstante, sacaron pecho para remontar ya en los últimos instantes del primer cuarto para llegar a situarse 15-18, tras un nuevo parcial (esta vez favorable a Argentina), de 9-0. Los norteamericanos alargaron mínimamente la diferencia en el marcador con un triple de Williams, para un final del primer cuarto con 24-19 a favor del «USA Team», que superó el 40% de eficacia tanto en tiros de campo como en triples (por enésima ocasión).
En el segundo cuarto del partido, Estados Unidos sacó ventaja haciendo gala de su juego interior, dominando gracias al poderío físico, donde el principal beneficiado fue LeBron James. En Argentina, el líder indiscutible fue Carlos Delfino, con impolutos triples que mantuvieron con vida a su equipo hasta el «buzzer beater» de Manu Ginóbili, poniendo a su equipo a 7 puntos.
La segunda mitad comenzó con otro triple de Manu Ginóbili. En la segunda parte del encuentro, Argentina se vio, tal y como había ocurrido días atrás, relegada en el marcador. Estados Unidos sacó a la cancha su mejor juego para doblegar a su oponente. Acumulando a lo largo del encuentro un 50% de acierto en tiros de campo. Argentina pudo sobrevivir gracias, entre otras cosas, a sus lanzamientos de tres puntos, pero se quedaron abajo en el marcador.
En el cuarto final del partido, "USA Team" continuó con su ritual de anotación superando la centena de puntos, con jugadores como Carmelo Anthony, que (al final) cumplió sus promedios. Los jugadores del banquillo, la segunda unidad, salieron a la pista para cumplir lo previsto. Tanto titulares como suplentes dieron lo mejor de sí para anotar 35 puntos en el último cuarto, frente a los 26 que encajaron de Argentina, enfocada en los triples. Al final, Estados Unidos ganó a Argentina por 26 puntos, 109-83, colocándose en la final.
Estados Unidos venció a Argentina para posicionarse, un año más, en la final de los Juegos Olímpicos, un torneo donde siempre han dominado los americanos (salvo ocasiones contadas: 1972, 1988, 2004...). Los estadounidenses han llegado sin perder un sólo encuentro, y promediando cifras históricas (dejando a un lado comparaciones innecesarias con los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992). Con un promedio de más de 30 puntos de ventaja por partido, los pupilos de Mike Krzyzewski llegan a la final de London 2012 cumpliendo expectativas y llegando como el mejor equipo del torneo olímpico. El rival en la final olímpica será España, que venció en sus respectivas semifinales a Rusia por una remontada, resarciéndose de la pasada derrota ante éstos en la temporada regular. España perdió dos únicos encuentros en los Juegos Olímpicos: ante Rusia (74-77) y Brasil (80-88). Se cumple, pues, lo que pronosticaban los expertos; España, a priori principal amenaza de los norteamericanos, resultó ser quien plante cara en la final al elenco de estrellas. Sin duda, los americanos no han defraudado a los fans del baloncesto, quedando invicto incluso en el desastroso partido frente a Lituania. La final, domingo 12 de agosto, será, pues, una repetición de Beijing 2008.

lunes, 3 de septiembre de 2012

USA - Australia, JJOO 2012 (octavos de final)

ESTADOS UNIDOS 129-87 AUSTRALIA
Estados Unidos, tras la amplia victoria conseguida ante Argentina, y tras clasificarse como primero del grupo A, se vio las caras con Australia en los cuartos de final, que venía de vencer a Rusia (primera del grupo B) por un triple in-extremis de Mills. Aún así, Australia continuaba sintiendo la peligrosa baja de su gran estrella, Andrew Bogut.
El encuentro comenzó igualado, con los estadounidenses concentrados en su juego de siempre, con triples de Durant y Anthony y buscando penetraciones en la defensa de los australianos; en tanto que éstos se concentraron en buscar los agujeros de los norteamericanos. Estados Unidos ganó en todo el primer cuarto reviviendo sus primeros partidos de la competición, con un arranque de partido complicado. Terminaron el cuarto con un 40% de efectividad en tiros de campo y un 2 de 7 en triples y superando la decena de rebotes defensivos. Australia, que promedió entorno al 30% de acierto tanto en tiros de campo como en triples, también se reforzó en la defensa, para marcar un parcial de 28-21 favorable a Estados Unidos al final del primer cuarto.
En el segundo cuarto, Estados Unidos volvió a marcar un parcial favorable de 28-21, para dominar el encuentro de manera más clara, con su juego típico, los estadounidenses sacaron una mayor ventaja sobre Australia, que se vio más atascada para conseguir canastas, con Patrick Mills (12 puntos), erigiéndose como máximo anotador de la primera parte en su equipo. Brett Brown, el técnico de la selección australiana, trrató de solventar la situación, dando una mayor importancia a jugadores como Mills o Ingles y colocando a su equipo a 14 puntos de los estadounidenses, 56-42.
La segunda parte comenzó de manera interesante, con un descanso que pareció servir de revulsivo para los australianos, que comenzaron el tercer cuarto con un impresionante parcial de 11-0 (basado, sobre todo, en la anotación desde el perímetro), que rompió Kevin Durant, hasta ahora uno de los máximos referentes en el tiro exterior de Estados Unidos. Los norteamericanos aplicaron entonces la fórmula del segundo período de juego para volver a sacar ventaja, con jugadas como los dos triples seguidos de Kobe Bryant. Prueba de la importancia del juego exterior en el equipo fue la lista de máximos anotadores, liderada por Carmelo Anthony y Kevin Durant (15 puntos). Al final, Estados Unidos sacó una ventaja de 14 puntos, 84-70, con un parcial del tercer período empatado a 28 puntos.
Ya en el último cuarto de juego, Australia sufrió los problemas del exceso de faltas, con la pronta eliminación de Barlow. Estados Unidos se disparó en el marcador aprovechando los tiros libres de las faltas y los triples de un Kobe Bryant que ha sido la tercera revolución triplista, tras Carmelo Anthony ante Nigeria y Kevin Durant ante Argentina. Los americanos llegaron a un estado eufórico, con jugadores como Harden, que aprovecharon los minutos que concedieron las grandes estrellas para hacer jugadas de "highlight". El marcador final mostró ya un esbozo de lo que ha sido un duelo bastante desigual, donde los norteamericanos han vuelto a sacar tajada de su superioridad desde el perímetro, superando el 40% de efectividad.
El partido contra Australia mostró, una vez más, a unos estadounidenses imparables. "The States" pasan a la siguiente ronda, semifinales, en donde se medirán con el vencedor del encuentro Brasil-Argentina. Ya han completado un paso más de cara a la deseada medalla olímpica.

USA - Argentina, JJOO 2012

ESTADOS UNIDOS 126 - 97 ARGENTINA
El último partido de la fase de grupos para Estados Unidos lo enfrentaba a Argentina, una de las mejores selecciones del campeonato, que ya había vencido a los americanos en aquellos (ahora lejanos) Juegos Olímpicos de Atenas 2004, donde los sudamericanos se alzaron con la medalla de oro.
En el primer cuarto del partido, Estados Unidos comenzó un partido, en parte, similar al vivido una jornada atrás frente a Lituania. Argentina le había plantado cara a los americanos hace unas semanas, y Mike Krzyzewski ya se preparaba para un duelo de alto riesgo, tras el sufrimiento del partido ante los lituanos. Argentina se mostró como un equipo mucho más rápido que Lituania, liderado por un juego fluido e intento de penetraciones. En el primer período de juego, Argentina estuvo liderada por Manu Ginóbili, y mostró una peligrosa efectividad en tiros de campo, así como en rebotes defensivos. Los estadounidenses, por su parte, comenzaron exprimiendo una de sus principales cualidades: los triples. El equipo americano se mostró más eficaz desde los tres puntos que frente a la pobre imagen que dio frente a Lituania, terminando el cuarto con un triple sobre la bocina de Kevin Durant para situarse en el marcador con una ventaja de dos puntos, 32-34.
En la continuación del partido, Argentina continuó tratando de tú a tú a los estadounidense, liderados por una gran actuación de Leo Gutiérrez. y Manu Ginóbili. Estados Unidos comenzó a variar los quintetos poniendo en práctica diversas rotaciones, y Mike Krzyzewski probó diversas opciones para mentener a su equipo por delante, llegando al descanso con una ventaja de 1 único punto, 59-60.
Ya en la segunda mitad, Estados Unidos comenzó anotando fuerte para marcar un parcial de de 17-7. Una vez más, LeBron James fue quien se hizo líder del equipo para dominar en el apartado estadístico. Estados Unidos demostró la gran mejora en los tiros libres y puso la directa para superar la barrera de los 10 puntos de liderazgo. Tras posicionarse como líder en los primeros instantes del cuarto, LeBron James (al igual que Tyson Chandler) se cargó con su cuarta falta personal. Fue sustituido por Carmelo Anthony y el peso del partido cayó sobre Kevin Durant, que se mostró infalible desde los tres puntos. Argentina pasó por grandes problemas en anotación que, combinado a la eficacia de Durant en los triples  (emulando a Carmelo días atrás), Argentina se marchó al final del cuarto con un parcial en contra de 17-42, para ir perdiendo por 76-102, un parcial duro de encajar para un equipo que no merecía perder por tal magnitud, y prueba de ello fue el enfado de Luis Scola tras el triple sobre la bocina de Carmelo Anthony. Estados Unidos terminó el cuarto acumulando 16 de 31 en triples (51,6% de acierto), con un  Kevin Durant "on-fire", que anotó 8 de 10 en tiros de tres.
El último cuarto del partido llegó como los anteriores, exceptuando a Lituania. Estados Unidos continuó lanzando de tres puntos, y Argentina, ya completamente bloqueada, no pudo sino continuar quedando más y más abajo en el marcador, al tiempo que el entrenador argentino tomó la decisión de pasar página y sacar a la pista a jugadores suplentes como Martin Leiva, Jasen o Mata. Al espectáculo de triples sigue el espectáculo de mates, y Estados Unidos se mostró absolutamente líder del partido, incluso con jugadores como Iguodala o Davis. Los norteamericanos volvieron a realizar su "show", tal como si el partido ante Lituania fuera una madrugada (tarde en Estados Unidos) en la que el programa lúdico-deportivo se hubiese cancelado. Estados Unidos llegó al final del partido obligado a tirar un último tiro, que convirtió desde los tres puntos, para terminar ganando por 29 puntos, 97-126,
cerrando la fase de grupos. Estados Unidos ha terminado primero e invicto la ronda preliminar. En los tres primeros partidos, los estadounidenses fueron ganando cada vez por más ventaja, hasta hacer gala de un baloncesto galáctico frente a un rival inferior. Como preparación para algo que tal vez pudiese ocurrir más adelante, se vieron frente a un rival de categoría como Lituania, que estuvo realmente ganando a los americanos durante varios minutos, y obligó a los pupilos de Mike Krzyzewski a doblar esfuerzos en lo que supuso un encuentro clave. En el último partido ante Argentina, Estados Unidos enseñó a Londres qué había aprendido tras batirse en duelo con los lituanos. Al final no cambiaron nada, bien por ser la mejor opción o por ser la única opción con tantas estrellas en el equipo. La selección estadounidense terminó la fase de grupos como líder del grupo A y claro favorito al oro olímpico, pero se ha mostrado también como un equipo volátil. Ante Argentina (que terminó tercera en el grupo), Estados Unidos se eoncontró con un rival distinto de Lituania, pero rápido y peligroso. Su táctica para vencer y obtener semejante ventaja fue la de siempre: triples. Tras jugarse varios triples (por suerte, mejores que ante Lituania), y con Durant en racha, Estados Unidos sacó ventaja y entró en un estado de euforia que desembocó más tarde en mates. Es un equipo sobre todo basado en la gran química de jugadores con un «IQ» impresionante. Cuando no hay buenas sensaciones en el campo las cosas no van bien, y prueba de ello es no sólo el rival, sino un público que pasa desde gritos de «USA» a vítores de «Lietuva».
Argentina es un equipo con calidad, liderado por jugadores NBA como Ginóbili o Scola. Éste, precisamente, se encaró a los norteamericanos al final del tercer tiempo entre gran desconcierto, y eso da qué pensar. Estados Unidos busca la máxima diferencia y el mejor juego para vencer. Pero para un rival que mantiene la igualdad al descanso resulta muy amargo, y con razón, que termine perdiendo de casi 30 puntos frente a un equipo que anota sobre la bocina en el primer, tercer, y último cuarto.

jueves, 23 de agosto de 2012

USA - Lituania, JJOO 2012


04/08/12: ESTADOS UNIDOS - LITUANIA
Estados Unidos se enfrentó en su cuarto duelo contra Lituania, un rival mucho más serio que Nigeria. Lituania, una selección histórica en lo que a baloncesto se refiere, con numerosas participaciones en la NBA a lo largo de los años. La selección estadounidense se batió contra un rival de mucho más nivel, en comparación a Túnez o Nigeria. Los más sensacionalistas, que ya se aventuraron a entrar en comparación respecto al «Dream Team» del 92, deben tomar en cuenta que, en el enfrentamiento entre el «USA Team» y Lituania (en semifinales) en aquellos Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, el resultado final fue de USA 127-76, con 51 puntos de diferencia a favor de los estadounidenses.
En el primer cuarto, Lituania cumplió con las previsiones sobre el papel. Le plantó cara a Estados Unidos, y fue digno rival. Con mejor porcentaje en tiros de campo y tiros libres, puso las cosas difíciles a los jugadores norteamericanos, que venían de anotar 156 puntos ante Nigeria.  Estados Unidos apenas ganaba de ocho puntos, 33-25, aprovechando los robos de balón. Entre los problemas de Mike Krzyzewski, las faltas, que volvieron a atacar, cargando a Iguodala con 3 faltas antes de terminar el primer cuarto.
La continuación del partido siguió de igual manera. Lituania mostró estar a la altura de lo que fue históricamente. Los estadounidenses también anotaron triples y penetraciones, pero no fuimos capaces de ver el muro defensivo "made in USA" que había en los últimos partidos. Lituania supo hacer frente al "frontcourt" americano, sacando "2+1", anotando penetraciones y capturando más de un rebote en ataque. Estados Unidos comenzó a flaquear en ataque, pero continuó por delante en el marcador, terminando el cuarto muy ajustado. Con problemas en tiros libres, problemas de faltas y un rival a su altura, Lituania ganó el parcial del segundo cuarto 26-22, marchándose al descanso sólo cuatro puntos por debajo, 51-55. Estados Unidos vio desaparecida su hegemonía. De pronto, parecían más que nunca un equipo de carne y hueso, que se veía en apuros para solventar la situación. Por primera vez en los Juegos Olímpicos de Londres, los norteamericanos eran humanos.
Enseguida, comenzó la segunda mitad del partido: Estados Unidos con su cinco de gala y  Lituania con sus mejores estrellas: Kleiza, Valancuinas... Al poco tiempo, el partido se volvió más realista que nunca; un triple de Jasikevicius puso por delante a Lituania. USA reaccionó con un parcial de 7-0 para volver a situarse por encima en el marcador, pero eso no mejoró las cosas. Estados Unidos se mostró peor que nunca. Mientras que los estadounidenses, de pronto, parecieron olvidarse de cómo encestar, Lituania sacó las garras para acercarse a Estados Unidos canasta tras canasta. Estados Unidos vio cómo los puntos caían en su canasta, mientras que eran ellos, y no Túnez días atrás, quienes agotaban las posesiones. Conforme se acercaba el final del tercer cuarto, Estados Unidos apretó más en defensa, algo que no sirvió en exceso (si acaso como barrera psicológica para Lituania), dado que en los ataques lanzaban -y fallaban- un triple tras otro. Estados Unidos se mostró peor que de costumbre en ataque, para hacer un parcial de 21-23. Terminaron el cuarto ganando de 6, 72-78, frente a unos lituanos imponentes, liderados por Kleiza y Jasikevicius. Como ventaja, Estados Unidos apenzas podía aprovechar los problemas de faltas, que también afectaban a su rival europeo.
Y comenzó el último cuarto, donde todo llegaría a su desenlace final. Estados Unidos estaba entre arenas movedizas. Junto a los problemas en ataque, estaban los problemas en defensa. Lituania volvió a la anotación de tres, y se colocó dos puntos arriba, mientras que los norteamericanos se quedaron sin apenas margen de reacción. Cuando Lituania pugnaba por aumentar la ventaja, Chris Paul rescató momentáneamente al equipo con un triple, pero la situación continuaba al límite. LeBron anotó un triple y, tras venirse arriba y anotar un mate "by LeBron", contagió la reacción a todo el equipo. LeBron James decidió echarse el equipo a sus espaldas a falta de menos de tres minutos, sacando a flote el orgullo estadounidense. Los norteamericanos entraron en el último minuto del partido con 9 puntos de ventaja, que Lituania recortó. Los europeos acortaron la ventaja, liderando el parcial del último cuarto 22-21. El marcador final, un escueto 94-99 a favor de Estados Unidos.
Los pupilos de Mike Krzyzewski sufrieron hasta el último instante para ganar, llegando al extremo opuesto del partido contra Nigeria. Tras salir en las noticias casi como los reyes del mundo, ante Lituania de pronto se convirtieron en un equipo casi mediocre. Estados Unidos ganó sin jugar bien (o, en tal caso, ganó al primer equipo que estuvo a su nivel). Krzyzewski debería tener este partido grabado en vídeo para mostrarlo a sus chicos (y no dudo que así sea), pues las estrellas norteamericanas, que estuvieron a punto de caer desde lo alto, pueden, deben, y les conviene aprender de los errores que han cometido hoy.

lunes, 20 de agosto de 2012

USA - Nigeria, JJOO 2012

03/08/12: ESTADOS UNIDOS 156-73 NIGERIA
Estados Unidos afrontó su tercer duelo olímpico, tras enfrentarse a Francia y a Uganda, contra la selección de Nigeria, debutante en los Juegos Olímpicos.
Saliendo con su cinco habitual (Chandler, Durant, James, Bryant, Paul), en 10 segundos Kevin Durant abrió el marcador con un triple, desencadenando un parcial de inicio de 13-0 a favor de los estadounidenses, que salieron a por todas desde el comienzo, disipando las dudas generadas en partidos anteriores sobre los débiles primeros cuartos. A pesar de tardar en comenzar a anotar, Nigeria se destapó como un equipo, cuando menos, «aceptable» en anotación, tomando en cuenta la defensa de Estados Unidos. Pero Estados Unidos hizo un primer cuarto histórico. Emulando al "Dream Team" de 1992, con Kobe Bryant (14 puntos) y Carmelo Anthony como máximos escuderos, Estados Unidos anotaron la friolera de 49 puntos, con un impresionante 11 de 14 en triples (79% de acierto). Nigeria, en las pocas oportunidades que tuvo, se centró en Ike Diogu y los hermanos Aminu como máximos exponentes. Al final del primer cuarto, Estados Unidos ya doblaba a Nigeria en el marcador, con 49 puntos frente a los 25 del equipo nigeriano.
El segundo cuarto fue más relajado para ambos. Estados Unidos disminuyó la efectividad en sus lanzamientos. Alternando jugadores sobre la pista, los jugadores estadounidenses continuaron sacando ventaja a Nigeria. Con una anotación menor, Estados Unidos firmó un parcial en el segundo cuarto de 29 puntos frente a los 20 de Nigeria. Éstos supieron aguantar mejor el juego de los estadounidenses, pero se situaron ya a 33 puntos de su rival.
Ya en la segunda mitad, entraron en la cancha jugadores como Anthony Davis o Andre Iguodala. La estrella de este cuarto fue, sin duda, Carmelo Anthony, que decidió enchufarse a triples, llegando a un histórico 10 de 12 en triples (83% de acierto), que se fue al banquillo ya con menos de 5 minutos restantes y con 37 puntos anotados. Gracias al despliegue ofensivo de Carmelo (posteriormente secundado por Russell Westbrook), Estados Unidos marcó un nuevo parcial anotador impresionante de 41-17 para marcharse al final del cuarto 119-62, ganando por 57 puntos. Al final del cuarto, la selección estadounidense ya había batido un récord; Carmelo Anthony se había convertido en el tercer jugador de la historia en anotar 10 triples en un partido de Juegos Olímpicos, y el que mejor porcentaje obtuvo anotándolos.
En el último cuarto, Estados Unidos siguió concentrado en masacrar a Nigeria, buscando (y consiguiendo) batir el récord de anotación de un equipo en unos Juegos Olímpicos, siendo hasta anora los 138 puntos de Brasil ante Egipto en las olimpiadas de Seúl en 1988. El nuevo récord lo obtuvo Andre Iguodala, encestando un triple a falta de algo más de cuatro minutos para el final del partido.
Estados Unidos batió récords con creces, terminando el partido con 156 puntos frente a los 73 de Nigeria, con una ventaja de 83 puntos frente a lo que realmente fue un paseo por la pista. Los estadounidenses dieron espectáculo, superando los 20 triples, logrando el récord de 49 puntos en un cuarto, y logrando posteriormente el récord de más puntos anotados en un partido de JJOO. El único récord que no batieron fue el de mayor ventaja, que ostenta Corea, con 100 puntos (120-20) contra Iraq. Por otra parte, tampoco era necesario batirlo. El "showtime" americano ya ha pasado a la historia. Hemos vivido un partido histórico. En tal caso, habría que pedirle perdón a unos nigerianos que, francamente, disputaron un buen partido. Pero ante Estados Unidos es muy difícil ganar. Y si están motivados, en ocasiones se vuelve imposible plantarles cara...

martes, 14 de agosto de 2012

USA - Túnez, JJOO 2012

ESTADOS UNIDOS 110-63 TÚNEZ
La selección más poderosa del mundo contra los actuales campeones de África. Que Túnez tendría imposible sacar una victoria del partido era casi seguro, pero buscaban dar el talle ante sus rivales. Al final, cayeron muy abajo en el marcador, pero consiguieron grandes canastas. ¿Será, pues, una de cal y otra de arena?
En el primer cuarto del partido, Estados Unidos no pudo ejecutar su dominio sobre la cancha, tal y como viene siendo habitual en los últimos encuentros. Túnez aprovechó el comienzo "apagado" de los estadounidenses para soportar la diferencia en contra, sin caer relegados en el marcador. Destacando en los rebotes defensivos, Túnez anotó 15 puntos este período, frente a los 21 de los Estados Unidos (con un 0 de 8 en triples). Con una anotación bastante repartida (máximos anotadores Durant y Bryant, con 4 puntos), Estados Unidos se marchó con sólo 6 puntos de ventaja, tras aprovechar que Túnez agotó dos posesiones completas para terminar con un parcial de 9-0. TUN 15-21 USA.
El segundo cuarto comenzó con un triple de Carmelo Anthony, seguido de un tiro en suspensión de Westbrook. En el segundo período de juego, Túnez observó, nada más empezar, el despertar de los "monstruos" del baloncesto mundial. Estados Unidos comenzó a hacer uso de su potencial para sacar ventaja respecto a Túnez. En los primeros instantes, Túnez se mantuvo cerca de Estados Unidos gracias a una notable ventaja desde los tres puntos respecto a éstos. El gran problema de los tunecinos se concentró, casi en su totalidad (una vez más), en cómo agotaron varias posesiones. En más de una ocasión, el muro defensivo estadounidense, que impedía penetrar a Túnez, provocó que éstos, al agotarse el tiempo de posesión, se jugasen un triple a la desesperada, lo que empeora el porcentaje de triple y, sobre todo, desperdicia una preciada posesión. Ya cerca de terminar el cuarto, Túnez comenzó a ver el resultado de desperdiciar las mencionadas posesiones, con una racha de anotación de Estados Unidos que puso a los tunecinos hasta 16 puntos por detrás en el marcador. Al descanso, los estadounidenses se marcharon con 13 puntos de liderazgo, tras un triple de éstos. El parcial del segundo cuarto (Túnez 18-25 USA) aumentó una sangría de puntos en el marcador que Túnez contuvo gracias a su casi 50% de efectividad en triples (7-15), frente al casi 20% de Estados Unidos, con 2 paupérrimos triples anotados tras 12 intentos.
Ya en la segunda mitad, Mike Krzyzewski decidió comenzar la segunda parte con suplentes como Carmelo Anthony, que no defraudaron. El auténtico mérito de la selección de Túnez fue mantenerse cerca de Estados Unidos en el marcador durante una mitad entera. En la segunda mitad, el partido volvió al cauce habitual de los partidos de Estados Unidos. Jugadores como el propio Anthony (que sin duda está aprovechando su tiempo con la selección), James Harden o Deron Williams aumentaron la diferencia hasta un punto increíble, llegando a presenciar un parcial en el tercer cuarto de 3 a 25. Estados Unidos se colocó con más de 30 puntos de ventaja, cuando Anthony Davis entró sobre la cancha, ya para lucirse, con 3 alley-oop consecutivos. Davis se colocó en la cancha, ya junto a parte del quinteto titular, compartiendo la cancha con jugadores como LeBron James o Chris Paul. El tercer cuarto se resume con una única preocupación para Estados Unidos: el susto que dio Kevin Love, que tuvo que irse al banquillo con dolor en una rodilla, que finalmente se quedó en nada.
El último cuarto comenzó con una ventaja de 38 puntos de Estados Unidos. El «Top Pick» Davis continuó con su buen juego, y James Harden batió los 40 puntos de ventaja encestando un triple. Estados Unidos alternaba a sus jugadores sobre la cancha, mezclando alley-oops de Anthony Davis, triples de Kevin Love, asistencias de Kevin Durant; un intercambio constante de roles que no era sino una muestra de la buena química que hay en el vestuario estadounidense. Estados Unidos se lució en todo tipo de jugadas, y Túnez no dio una respuesta, más apocada, en forma de algunos mates y penetraciones que realmente situaban a algún tunecino en la NBA. Al final, con un marcador que rezaba TUN 63-110 USA, los equipos se han despedido, cada uno hacia su vestuario. Túnez había demostrado que tenía triplistas, jugadores capaces de hacer un mate a los estadounidenses, y nos recordaron que eran los campeones de África.
Estados Unidos ganó por 47 puntos a los Túnez, muy parecido a los 52 puntos de ventaja que obtuvo la selección femenina frente a Angola (también campeonas de África) ycontinúan como favoritos en baloncesto, sin problemas, en lo que apenas ha sido algo más que un paseo sobre la cancha (a partir de la segunda mitad del partido).

USA - Francia, JJOO 2012

ESTADOS UNIDOS 98-71 FRANCIA
El debut olímpico de dos de las mejores selecciones de la actualidad. Estados Unidos comenzaba los Juegos Olímpicos como principal favorito para la medalla de oro, y Francia, sin duda, era uno de los equipos destinados a evitarlo. De momento, Francia ha perdido. Queda pendiente la revancha...
En el primer cuarto del partido, USA se mostró superior, pero Francia renunció a quedar excesivamente relegada en el marcador. En las jugadas, Estados Unidos protagonizó la mayoría de los highlights, pero Francia destacó con jugadas como mates de Ronny Turiaf, el tapón que propinó Nicolás Batum a Kevin Durant, o más de una gran canasta del base Tony Parker, que continúa destacando en las penetraciones, con jugadas como su popular «teardrop».
A falta de algo más de 3:30 minutos para el final del primer cuarto, se sucedieron los cambios con la entrada a la pista André Iguodala y Kevin Love, al tiempo que los franceses contaron, desde la posición de escolta, con un Nando de Colo desempeñó un gran juego frente a Russell Westbrook, para conformar un potente "backcourt". Este tipo de jugadores cobraron un mayor protagonismo. Estados Unidos fue más dominante en la pintura, tanto con Love como con el pívot titular, Chandler. Francia, por su parte, aprovechó los pocos espacios que hubo en la defensa interior de Estados Unidos para que Ronny Turiaf se posicionase como referencia interior (con la ausencia de Noah), sin que Kevin Seraphin pudiera jugar con comodidad. En el último minuto del cuarto, el encuentro se ralentizó notablemente debido al exceso de faltas de uno y otro equipo, lo que desembocó en lanzamientos de tiros libres con una frecuencia constante. El final del cuarto lo protagonizó el francés Bokolo, congoleño nacionalizado, encestando un triple sobre la bocina tras los dobles cometidos por Chris Paul. USA 22-21 FRA.
El segundo cuarto del partido comenzó con un triple de LeBron James. La selección estadounidense comenzó el segundo período de juego de forma más agresiva que la primera, con un parcial de 11-0 a su favor desde el inicio del cuarto. Los chicos de Mike Krzyzewski sacaron el balón hacia pocisiones exteriores, donde anotaron los primeros triples del equipo (LeBron, Kobe, Paul), pero aumentaron los fallos desde la línea de tres puntos de manera muy considerable.Además, se cargaron muy pronto de faltas, uno de los mayores problemas de Estados Unidos. Los franceses, por su parte, se vieron prácticamente anulados debido al creciente juego físico impuesto por Estados Unidos. De esta forma, cayeron en el marcador de la misma forma que otros muchos equipos que se enfrentaron a los estadounidenses con anterioridad. El entrenador francés mantuvo, no obstante, la seriedad y aplicó disciplina a sus pupilos, que recortaron lo posible el marcador a su favor, llegando a situarse entorno a 12 puntos. Estados Unidos contraatacó en los últimos instantes del partido para recuperar distancia frente a sus rivales y, finalmente, situarse con 16 puntos de margen. USA 52-36 FRA.
En la segunda mitad, Francia comenzó anotando, para recibir una respuesta por parte de Estados Unidos que comenzó en triples (primero de James y después de Bryant), seguidos del alley-oop de Chandler tras asistencia de LeBron, para poner un parcial al inicio del tercer cuarto de 8-2 a su favor. Francia siguió cayendo ante la explosión definitiva del motor estadounidense, con un juego completamente diferente al del primer cuarto. En este cuarto volvieron los problemas de faltas, ahora con total seriedad. El más afectado por las faltas fue el "frontcourt" estadounidense, y jugadores como Love o Chandler superaron las 3 faltas personales. Esto es consecuencia, además del juego físico impuesto por Estados Unidos, de la importancia anotadora que cobraron los jugadores interiores, dada la limitación en el juego exterior, que sólo resultaba efectivo en jugadores como James, Bryant o Durant. USA 78-51 FRA.
Con el comienzo del último cuarto y una ventaja de 27 puntos, el partido ya se había decantado a favor de Estados Unidos. Mike Krzyzewski decidió dar un respiro a los jugadores más importantes del equipo, y optó por sacar a la cancha a la segunda unidad. Se estrenó el "freshmen" de Kentucky y nº1 del Draft Anthony Davis. La ventaja disminuyó ligeramente, pero Estados Unidos continuó dominando con jugadores tanto titulares como suplentes, tales como Russell Westbrook, Anthony Davis o Chris Paul. El parcial del último cuarto terminó con un empate a 20 puntos, y el partido terminó 98-71, con una victoria de Estados Unidos por 27 puntos.
Este primer partido y primera victoria de USA Basketball ha transcurrido como los encuentros preparatorios. A pesar de continuar con sus problemas de faltas, Mike Krzyzewski ha sabido lidiar con ellos gracias a constantes rotaciones de jugadores. Estados Unidos sigue venciendo con una amplia diferencia de puntos a sus rivales. Desde el Mundial de Turquía (tomemos en cuenta la plantilla, completamente diferente a la de ahora), las dos selecciones que más le han costado a Estados Unidos fueron Brasil y Argentina. ¿Podrán éstos, u otros equipos, borrar a Estados Unidos de un oro que parece más que seguro?

martes, 10 de abril de 2012

All-Star Weekend: sábado


El día de los concursos no fue tan emocionante como el Celebrity Game, y bastante peor que años anteriores. Contó con los diversos retos del año anterior (Shooting Stars, Skills Cahallenge, 3PT Shootout, Slam Dunk Contest)...
Haier Shooting Stars.
El equipo de Texas (Kenny Smith, Sophia Young y Chandler Parsons) comenzó haciendo un gran tiempo de 42.7 segundos, aunque se quedó en casi nada respecto a los 38.7 de Nueva York (Allan Houston, Cappie Pondexter y Landry Fields), que comenzó encestando de manera fluida. Menos suerte tuvo el equipo local (Dennis Scott, Marie Ferdinand-Harris y Jameer Nelson), que terminó eliminado con un tiempo de 1:04, por debajo de Atlanta (Steve Smith, Lindsey Harding y Jerry Stackhouse), que finalizó con un tiempo de 55.3 segundos tras atascarse en el último lanzamiento, desde el centro de la pista.
En la final, Texas tuvo problemas con la mayoría de lanzamientos, pero un triple desde el medio del campo a la primera, obra de Kenny Smith, detuvo el cronómetro con 47.6 segundos transcurridos. El campeón fue Nueva York que hizo un tiempo de 37.3 segundos tras otra tanda rápida, encestando a la primera (sólo Allan Houston falló un lanzamiento en las cinco primeras estaciones).
Taco Bell Skills Challenge.
En el concurso de habilidades, Rajon Rondo salió el primero, para terminar con 32.8 segundos, después de completar el recorrido rápido, a pesar de fallar en el poste alto y en el pase con bote. El siguiente fue Kyrie Irving con un tiempo de 42.2 segundos, atascándose, sobre todo, desde el poste alto. A continuación fue el turno de Deron Williams, con mucho el mejor de la primera ronda, que no se apresuró demasiado, pero superó todas las estaciones a la primera para terminar con un tiempo de 28.3 segundos. Más tarde, Russell Westbrook saltó a la pista para terminar con 33.8 segundos, fallando, al igual que la amplía mayoría de competidores, en el pase picado y el poste alto. Tony Parker fue el siguiente en jugar para, con una técnica similar a la de Deron Williams (un transcurso lento y sin detenerse), hacer un tiempo de 29.2 segundos. John Wall fue el último en competir para dar la sorpresa. Necesitaba un tiempo, como mucho, de 32.8 segundos para clasificarse (empatando a Rajon Rondo), y así ha sido. Falló en el primer pase de pecho, pero resolvió sin problemas el resto del circuito para empatar. En el desempate, Rajon Rondo completó todo a la primera, haciendo 27.5 segundos y terminando cerca del récord (25.5). John Wall encontró su perdición en en poste alto, para terminar con 45.4 segundos (tras fallar un mate al final del circuito).
En la final Deron-Parker-Rondo, el base de los Celtics no pudo con el pase con bote y de quedó en 34.6 segundos. Parker registró 32.8 segundos y D-Will falló más de la cuenta desde el poste alto, para terminar con 41.4 segundos, al tiempo que Tony Parker se alzaba con el trofeo de campeón.
Foot Locker Three Point Contest.
Mario Chalmers comenzó fuerte para terminar con 18 puntos. Kevin Love empató con un estilo completamente diferente (en los dos primeros carros apenas encestó balones). Después, Anthony Morrow salió a la pista con la camiseta de Petrovic. Morrow fue, en parte, decepcionante, tal vez por no soportar la presión. Tras ser el segundo mejor triplista de la historia de la NBA (en porcentaje de acierto), se quedó en catorce puntos, sin tiempo de terminar el último carro. Más tarde, Durant pasó a liderar el concurso con 20 puntos, enchufándose para redimirse de la paupérrima marca conseguida el pasado año. Por último, el local Ryan Anderson y James Jones en la defensa por el título. El primero se marchó eliminado con 17 puntos (necesitaba igualar a Love o Chalmers con 18), tras fallar los dos últimos lanzamientos. Jones, por su parte, anotó 22 puntos (récord histórico de más puntos conseguidos en una primera ronda) gracias, en parte, a su rápida mecánica de tiro y encestando los 7 últimos lanzamientos consecutivos, superándose en la reválida de su campeonato. En el desempate entre Chalmers y Love (con 24 segundos) para decidir el tercer clasificado para la ronda final, el jugador de los Heat terminó con 4 puntos, superado por los 5 de Kevin Love.
En la final, Love salió el primero para hacer 16 puntos, seguido de un empate con Kevin Durant. Jones se quedó en 12 puntos tras hacer la peor ronda del concurso de este año. En el desempate (jugado esta vez a 60 segundos, no a 24), Love hizo 17 puntos, superando los 14 que anotaría posteriormente Durant, para poder alzarse con el título de campeón de triples. El segundo campeón de triples más alto de la historia de la NBA.
Sprite Slam Dunk.
El concurso de mates no ha sido realmente bueno, mucho menos tomando en cuenta los concursos de los últimos años. Los participantes no eran superestrellas, pero era la oportunidad de ver sorpresas. Chase Budinger, Jeremy Evans, Paul George y Derrick Williams. Cuatro participantes para una nueva modalidad: adiós a los jueces. Tras tantos años con el público poniendo en duda la imparcialidad del juzgado de la NBA, la Liga optó por eliminar completamente los jueces para no dejar lugar a dudas. El voto lo tendrían los espectadores y aficionados, a través de Internet, Twitter a través de todo el mundo. Se han abierto las puertas a un nuevo sistema de elección para el campeón del concurso, una manera con viabilidad real, pero que ha comenzado con mal pie.
Ninguno de los cuatro participantes eran expertos machacando el aro, como así resultó ser. No fallaron excesivamente, ni tuvieron especiales problemas, pero los mates fueron muy simples. Algún molinillo, un salto por encima de Puff Daddy o de un cartero (estuvo mucho mejor el salto de Paul George por encima de Roy Hibbert y Dahntay Jones, con la pega de que costó varios intentos). Ricky Rubio intentó participar lanzando el balón a Derrick Williams, que salió más o menos bien... El mate más original fue, posiblemente, el de Jeremy Evans, donde se enfundó una elástica fluorescente, se apagaron las luces del pabellón y pudimos disfrutar de un fantástico mate al más puro estilo de película...
Estuvo también el mate 360º de Chase Budinger con los ojos cerrados que, aún realizado por otros jugadores en la historia, resultó bastante aceptable, dado el nivel del concurso.

Clippers, realidad o milagro


Los Clippers fueron, con el paso del tiempo, uno de los equipos malditos de la Liga. Tras pasar por San Diego y Buffalo llegaron a LosAngeles. LA se encargó de acogerlos, pero la reliadad era que distaban del equipo de Hollywood, los Lakers. Por esto fueron apodados el «hermano pobre» de Los Angeles. Eran un equipo que contaba con mala suerte desde el principio. Ni las elecciones en el Draft, ni las estrellas que pasaron por el plantel. Apenas pasaron por Playoffs en su historia...
Marko Jaric, Elton Brand, Corey Maggette... Son muchos los grandes jugadores que pasaron por este equipo y que no han conseguido cambiar la situación. Aún así, en los últimos tiempos se había forjado la sensación de que podrían dar un giro a su trayectoria. Comenzó desde la elección de Blake Griffin en el Draft de 2009, que había demostrado su hegemonía en la etapa universitaria. No obstante, una prematura lesión le impidió jugar su primer año. Otro año más tirado por la borda.
Pero Griffin se recuperó, y pudo jugar finalmente. Entonces llegaron cambios al equipo. Eric Gordon dio el salto a la Selección estadounidense durante el Mundial de Turquía, y llegó al equipo para triunfar; a la vez, Vinnie Del Negro prometía conseguir un cambio en el equipo (a pesar de no haber podido triunfar con Chicago). Se estaban sucediendo las modificaciones, pero las victorias continuaban sin llegar. Durante la campaña 2010-11, los Clippers continuaban abajo en la clasificación.
El salto llegó este año, precisamente con la turbia caída de su vecino. Los Lakers cayeron ante Dallas sin poder hacerles apenas frente, cosa que los Clippers aprovecharon para demostrar su situación, con jóvenes promesas ansiosas por la victoria, y apoyados en una conexión Blake Griffin-Chris Paul (eficaz sustituto de Eric Gordon, que se fue a los Hornets) más fuerte que nunca. Se ha visto cómo eran eclipsados antaño frente toda la NBA por los Lakers, y tras rebelarse a base de victorias y un buen juego, con un ataque imponente de Blake Griffin, los Clippers comenzaron la temporada en lo más alto se la clasificación. Con el paso del tiempo comenzaron a caer superados, por ejemplo, por unos incombustibles Spurs.
Aún superados, los Clippers entrarán este año en Playoffs, una cita que tenían pendiente desde el año 2006, cuando rompieron una sequía de ocho años sin entrar en la postemporada. Todavía no está claro de cuál será su verdadero potencial una vez llegados a la recta final, pero de momento ya superaron el número de victorias conseguidas la pasada temporada. Y en una temporada reducida.

All-Star Weekend: viernes


"Linsanity", quien finalmente pudo participar en el evento, disfruta de la sesión de práctica con Blake Griffin
El clásico partido de novatos contra jugadores de segundo año dio, en el All-Star Game de 2012, un giro drástico. La NBA tomó la iniciativa y, al más puro estilo "showtime", decidio convertir el evento en un partido mixto, con jugadores de ambas categorías en cada conjunto. Los equipos serían Team Chuck (de Charles Barkley) y Team Shaq (de Shaquille O'Neal), lo que contribuyó a añadir más excentricidad al interés a un encuentro que, finalmente, no defraudó. 
A lo largo de la primera de las dos mitades de 20 minutos, comenzó la tónica dominante por parte del equipo de Charles Barkley (que contaba con un jugador menos tras la lesión de Kahwi Leonard), tras comenzar con un parcial de 8-0 a favor. La ventaja mácima para el Team Chuck fue de 15 puntos, si bien los jugadores de Shaquille O´Neal redujeron la diferencia hasta los 12 tantos de desventaja con los que partían de cara a la segunda mitad.
Pudimos ver en esta primera mitad a un Kyrie Irving que se «enchufó» desde la línea de tres; solo en 20 minutos tenía un 4 de 4 en triples (7 de 8 en tiros de campo). Pudimos ver también a Paul George, DeMarcus Cousins y Evan Turner marcando la diferencia para el equipo de Barkley. Al final, terminaron en período con un 6 de 12 en triples y un 69% de efectividad en tiros de campo.
Por parte del Team Shaq, los que menos jugaron eran los más esperados por el público, pero aún así Jeremy Lin y Landry Fields se ganaron sus minutos sobre el parquet. Con una anotación más repartida en este equipo, el másximo anotador de le primera mitad fue Tristan Thompson (10 puntos) y el máximo reboteador y asistente fue Kemba Walker con 4 rebotes (1 ofensivo, 3 defensivos) y 5 asistencias.
La segunda mitad parecía que iba a ser más de lo mismo cuando el Team Chuck se colocó 21 puntos por delante (94-73) a falta de 16:30 para el final. Fue lo mismo, en parte sí, y en parte no. El parcial de la segunda mitad fue de 68-69 a favor de Team Chuck, por lo que Shaquille consiguió que sus chicos activasen su juego en este segundo período. Sin embargo, los 12 puntos de diferencia acumulados en la primera mitad marcaron finalmente la diferencia, para que Team Chuck ganase el duelo por 146-133.
Al final del partido, los tres jugadores más agresivos en anotación por parte del equipo O´Neal fueron Tristan Thompson (20 puntos), Greg Monroe (19) y Norris Cole (18). Monroe capturó también 10 rebotes, al tiempo de Kemba Wlaker repartió 10 asistencias. Lo mejor del Team Shaq, los 14 balonces robados (más robos, Greg Monroe con 5); lo peor, el 12 de 41 en triples (29% de acierto). El mejor del equipo, personalmente, sería Greg Monroe por sus estadísticas acumuladas (19 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias, 5 robos...). El que menos destacó, sin duda, Jeremy Lin, aunque «Linsanity» consiguió un puesto de titular en su equipo.
En el Team Chuck hubo un personaje único, que ha de escribirse con mayúsculas, KYRIE IRVING. El base de los Cavaliers se ganó a pulso el MVP del partido, tras terminar con unos impresionantes 34 puntos (8 de 8 en triples), 3 rebotes, 9 asistencias y 2 robos. Con Kyrie Irving dominando en puntos (seguido de Paul George, con 23) y asistencias (seguido de John Wall, con 8), en los rebotes hubo un empate entre DeMarcus Cousins y Evan Turner con 11 rebotes (ambos consiguieron 3 en ataque y 8 en defensa). Lo mejor del equipo, el 11 de 20 en triples y sus 43 rebotes capturados; lo peor, las 18 pérdidas. El mejor jugador del equipo (tras Kyrie Irving) pudo ser John Wall (17 puntos, 6 rebotes, 8 asistencias...), quien además nos regaló el mejor mate del fin de semana. El que menos brilló, el «2nd pick» del Draft, Derrick Williams, que se quedó en unos paupérrimos 2 puntos, 3 rebotes, 1 asistencia y 1 robo...

viernes, 10 de febrero de 2012

¿Que pasa con los Bobcats?

Charlotte es el equipo más joven de la Liga, desde su nacimiento en 2004. Todo eso es algo que repetimos de una forma casi constante, a veces pretendiendo utilizar una excusa, para referirnos a un equipo que busca un espacio entre los mejores. No obstante, hay cosas que cuesta perdonar.
Desde su nacimiento, los Bobcats han contado con varias plantillas y, a lo largo de su historia, contaron con jugadores como Jason Kapono, Eddie House o Emeka Okafor. Charlotte no pudo aprovechar de la mejor manera a algunos de estos jugadores (Okafor, por ejemplo, estaba recién llegado a la Liga y, por tanto, falto de experiencia). Eso se perdona sin problemas, pues es algo que le podría ocurrir, en un supuesto caso, a cualquier franquicia, tanto NBA como de otras competiciones.
Sin embargo, hubo jugadores que sí explotaron en Carolina del Norte. Uno de ellos fue Raymond Felton, que la pasada temporada fue traspasado a los Knicks. Y otro fue Gerald Wallace. Wallace es, sin duda, el mejor jugador de la historia de los Bobcats. A lo largo de sus años en la franquicia, superó los puntos anotados (16.718), robos (827), minutos (16.718) y partidos (454). Promedió más de 30 minutos por partido con Charlotte. No obstante, fue traspasado a los Trail Blazers.
Y llegó Stephen Jackson. «Jaxx» tenía amplia experiencia NBA, y así lo demostró jugando al máximo nivel en Charlotte. Durante la pasada campaña, fue el jugador que más puntos promedio por encuentro, con una cifra de 18,5. Y se marchó.
Llegados a este punto, nos encontramos con el polémico abandono del entrenador mediada la temporada, hueco que ocupó Paul Silas de buenas a primeras, sin apenas tiempo para parpadear. Ahora, Silas comenzó su primer año como entrenador principal, en lugar de ser un interino. Es una decisión que podría contrastarse con la de buscar un nuevo «principal coach» de alta exigencia en el mercado. Sin embargo, un nuevo entrenador, con un estilo diferente, podría confundir el estilo de juego de la plantilla.
Este año podía ir mejor. Digo «podía» porque los Bobcats han empezado realmente mal. Entre sus filas contaban con un jugador como Corey Maggette para ser la estrella del equipo, acompañado por Tyrus Thomas, Reggie Williams, Boris Diaw, Byron Mullens... sin descartar, por supuesto, el poder de novatos como el campeón NCAA Kemba Walker o Bismack Biyombo.
Resulta difícil poner en duda el nombre de «His Royal Airness», y lo más fácil sería excluirlo de todo. Resulta comprensible que Jordan esté ocupado con su trabajo como propietario del equipo, al mismo tiempo que gestiona, en mayor o menor medida, la «Jordan Brand» de Nike. Vender zapatillas “Air Jordan” a cientos y hacer que un equipo de élite permanezca en la mejor liga del mundo no es tarea sencilla, pero Jordan tiene buenos consejos a caudales. Es un hombre sabio, que aprendió sobre la marcha el funcionamiento de la NBA. Sinceramente, no veo a MJ relacionado con el rollo de problemas que aplana al equipo, aunque podría haber hecho las cosas mucho mejor, sin la menor duda.
Charlotte se echó a las espaldas un montón de problemas por malas gestiones, pero puede salir adelante con facilidad. Cuanto antes aproveche las oportunidades que se le presenten antes conseguirá afincarse en puestos superiores de la clasificación.
Fotografía: NBA.com

martes, 7 de febrero de 2012

Quintetos iniciales para el All-Star Game revelados

Los jugadores que pondrán primero el pie en el Amway Arena para disputar el All-Star Game de Orlando ya han salido a la luz en la última semana. Serán los siguientes:



CONFERENCIA ESTE
  • C: Dwight Howard
  • F: Carmelo Anthony
  • F: LeBron James
  • G: Dwyane Wade
  • G: Derrick Rose
CONFERENCIA OESTE
  • C: Andrew Bynum
  • F: Blake Griffin
  • F: Kevin Durant
  • G: Kobe Bryant
  • G: Chris Paul
En los resultados de las votaciones, quien más papeletas recibió en total fue el pívot local Dwight Howard (1.600.390), seguido de Kobe Bryant (1.555.479) y Derrick Rose (1.514.723).

Se encarecen las entradas

Los precios de las entradas para los partidos NBA han subido por primera vez entre tres años, en un 1,7%. Con esto, el coste medio de un ticket (sin contar los asientos preferentes) es de $48,48. No obstante, el precio valía más que notablemente entre las 30 franquicia de la Liga (como resulta lógico).Los Angeles Lakers tienen, como promedio, un precio de $99,95 tras una subida de 4,2%. Los Celtics ponen los boletos a $68,55. Miami vende a $67 un asiento medio (tras subir un 10% en precio de las entradas) y los Bulls colocan el listón a $68,37 (con 3,3% de subida).
Clase aparte se sitúan los New York Knicks. El equipo de la Gran Manzana siempre atrae seguidores, si no por su juego, por su historia o por su situación geográfica. Por esto, los precios de los Knicks están a unos asombrosos $117,47 por asientos normal (los premium no se cuentan), tras subir los precios un 32,5%.
Por supuesto, no todo es un desembolso de dinero para ver NBA. Los Grizzlies y los Wizards tienen los precios más bajos, con $22,95 y $23,64, respectivamente.
El problema surge a la hora de comparar precios cuando hay deportes de élite por todo el país. Un ciudadano puede ver hockey o béisbol en lugar de baloncesto. Por esto, sirven de gran utilidad los precios de las otras ligas:
  • NFL: $77,36
  • MLB: $26,91
  • NHL: $57,1
Ahora no queda más que ahorrar, para poder disfrutar de un buen partido a pie de campo, con el ambiente inconfundible de un pabellón rebosante de fanáticos...
Fuente: NBA.com / fotografía: NY Times

jueves, 5 de enero de 2012

All-Star Weekend 2012. Comienzan las votaciones

Estamos ya en el mes de enero, y eso significa que en breves tocará celebrar el All-Star Weekend de 2012, este año en la ciudad de Orlando, FL. Por lo pronto, comienzan las votaciones para escoger a los jugadores participantes. El All-Star Weekend comenzará el 26 de febrero, pero ya se han abierto las papeletas en los pabellones, los números de teléfonoo móvil para EEUU y la página web de NBA.com para el resto del mundo. ¡A votar se ha dicho!

CONFERENCIA ESTE
Bases y escoltasAllen, Ray, Boston
Augustin, DJ, Charlotte
Calderon, Jose, Toronto
Collison, Darren, Indiana
DeRozan, DeMar, Toronto
George, Paul, Indiana
Hamilton, Richard, Chicago
Henderson, Gerald, Charlotte
Holiday, Jrue, Philadelphia
Irving, Kyrie, Cleveland
Jackson, Stephen, Milwaukee
Jennings, Brandon, Milwaukee
Johnson, Joe, Atlanta
Morrow, Anthony, New Jersey
Nelson, Jameer, Orlando
Richardson, Jason, Orlando
Rondo, Rajon, Boston
Rose, Derrick, Chicago
Stuckey, Rodney, Detroit
Teague, Jeff, Atlanta
Wade, Dwyane, Miami
Wall, John, Washington
Williams, Deron, New Jersey
Young, Nick, Washington

Aleros y ala-pívotsAnthony, Carmelo, New York
Bargnani, Andrea, Toronto
Bass, Brandon, Boston
Blatche, Andray, Washington
Boozer, Carlos, Chicago
Bosh, Chris, Miami
Brand, Elton, Philadelphia
Deng, Luol, Chicago
Garnett, Kevin, Boston
Granger, Danny, Indiana
Hansbrough, Tyler, Indiana
Humphries, Kris, New Jersey
Iguodala, Andre, Philadelphia
James, LeBron, Miami
Jamison, Antawn, Cleveland
Jerebko, Jonas, Detroit
Maggette, Corey, Charlotte
Pierce, Paul, Boston
Prince, Tayshaun, Detroit
Smith, Josh, Atlanta
Stoudemire, Amar'e, New York
Turkoglu, Hedo, Orlando
West, David, Indiana
Young, Thaddeus, Philadelphia

Pívots
Anthony, Joel, Miami
Bogut, Andrew, Milwaukee
Chandler, Tyson, New York
Diaw, Boris, Charlotte
Hawes, Spencer, Philadelphia
Hibbert, Roy, Indiana
Horford, Al, Atlanta
Howard, Dwight, Orlando
McGee, JaVale, Washington
Monroe, Greg, Detroit
Noah, Joakim, Chicago
Varejao, Anderson, Cleveland

CONFERENCIA OESTE
Bases y escoltas
Afflalo, Arron, Denver
Billups, Chauncey, L.A. Clippers
Bryant, Kobe, LA Lakers
Conley, Mike, Memphis
Curry, Stephen, Golden State
Ellis, Monta, Golden State
Evans, Tyreke, Sacramento
Felton, Raymond, Portland
Ginobili, Manu, San Antonio
Gordon, Eric, New Orleans
Harris, Devin, Utah
Kidd, Jason, Dallas
Lawson , Ty, Denver
Lowry, Kyle, Houston
Martin, Kevin, Houston
Matthews, Wesley, Portland
Miller, Andre, Denver
Nash, Steve, Phoenix
Parker, Tony, San Antonio
Paul, Chris, L.A. Clippers
Rubio, Ricky, Minnesota
Terry, Jason, Dallas
Thornton, Marcus, Sacramento
Westbrook, Russell, Oklahoma City

Aleros y ala-pívotsAldridge, LaMarcus, Portland
Batum, Nicolas, Portland
Beasley, Michael, Minnesota
Duncan, Tim, San Antonio
Durant, Kevin, Oklahoma City
Favors, Derrick, Utah
Gallinari, Danilo, Denver
Gasol, Pau, LA Lakers
Gay, Rudy, Memphis
Griffin, Blake, LA Clippers
Harden, James, Oklahoma City
Hill, Grant, Phoenix
Ibaka, Serge, Oklahoma City
Landry, Carl, New Orleans
Lee, David, Golden State
Love, Kevin, Minnesota
Marion, Shawn, Dallas
Millsap, Paul, Utah
Nowitzki, Dirk, Dallas
Odom, Lamar, Dallas
Randolph, Zach, Memphis
Scola, Luis, Houston
Wallace, Gerald, Portland
World Peace, Metta, L.A. Lakers

Pívots
Bynum, Andrew, LA Lakers
Camby, Marcus, Portland
Cousins , DeMarcus, Sacramento
Dalembert, Samuel, Houston
Gasol, Marc, Memphis
Gortat, Marcin, Phoenix
Jefferson, Al, Utah
Jordan, DeAndre, L.A. Clippers
Kaman, Chris, New Orleans
Nene, Denver
Okafor, Emeka, New Orleans
Perkins, Kendrick, Oklahoma City