miércoles, 23 de noviembre de 2011

Julius Erving saca sus anillos a subasta

El mismísimo "Dr. J" se ha dispuesto a subastar las pertenencia de su época como jugador, cuando llegó a convertirse en un ídolo de masas. Lamentablemente, no debe tratarse de algo bueno lo que motivó semejante comportamiento en el jugador. Según Marca.com, Erving pidió en 2009 un crédito bancario por valor de $1.000.000, tras una demanda impuesta por el Georgia Primary Bank. El jugador no había podido afrontar el último plazo de pago, por valor de 200.000 dólares.
La compañía SCP Auctions ha sido la encargada de subastar los preciados objetos de "Dr. J". Las pertenencias desprendidas han sido:

  • Anillo de campeón de la ABA de 1973/74, por  $460.741
  • Anillo de campeón de 1982/83, por $244.240
  • Trofeo de MVP del All-Star Game de 1983, por $115.242
  • La camiseta de su último partido jugado, por $88.826
  • Trofeo de MVP de la ABA de 1974/75, por $173.100
Posteriormente, Erving se mostró positivo, y declaró que pensaba donar cierta cantidad del importe ganado al Ejército de Salvación.
Fuentes: Marca.com/UltimateNBA.com; fotografía:

sábado, 19 de noviembre de 2011

¿Para cuándo la Liga?

Bien, primero de todo, no nos engañemos: la NBA no está funcionando bien. David Stern, Adam Silver y compañía no han reaccionado ni a tiempo ni debidamente en su momento, y han creado el caos en la máxima categoría de baloncesto de los Estados Unidos. El comisionado Stern quiso ser el que impusiese su ley, pero los jugadores optaron por no hacer ni caso. Fruto de ello, la última oferta realizada por el Comisionado de la Liga a los jugadores... ¡Ha sido rechazada!
Aquí entra en juego la codicia de los jugadores que, encabezados por Derek Fisher, no sólo dijeron "no" a la oferta, sino que disolvieron el sindicato. Desde este momento, no hay ni Billy Hunter ni Derek Fisher que valgan. Cada jugador puede colocar su denuncia pertinente a la NBA. ¿Qué ocurre ahora? La NBA se enfrenta de nuevo a los jugadores, pero esta vez por la justicia ordinaria estadounidense. Adiós negociaciones, pues esto será visto en los juzgados. Un caso un tanto parecido ocurrió en la NFL, para terminar resolviéndose posteriormente. No obstante, esta temporada 2011-12 será, si la hay, un año en balde.
Desde este punto comienzan las declaraciones de unos y otros, recogidas por la prensa que, por si fuera poco, comienza a pensar en qué tribunales serían mejores para los jugadores (por ejemplo, que Minnesota acostumbra fallas a favor del trabajador...). Las negociaciones parecían resueltas, cuando se da un nuevo giro de tuerca, con los jugadores aferrados a la Ley Antimonopolio... Esto puede llevar algo más de lo previsto inicialmente. Y es que, ahora, no sabemos para cuándo comenzará la Liga. Eso sí, el espectáculo ya se ha puesto en acción.