lunes, 18 de julio de 2011

Wilt Chamberlain, el hombre récord

Posiblemente el primer gran duelo de la historia de la NBA fuese entre Wilt Chamberlain y Bill Russell. Tras los primeros “piques” con la fundación de la Liga entre Joe Fulks (Philadelphia Warriors) y Max Zaslofsky (Chicago Stags), hubo que esperar hasta los años 60 para poder disfrutar de la época dorada del baloncesto profesional en los Estados Unidos (con permiso de los 80). Michael Jordan fue aclamado como mejor jugador de la historia de este deporte. No obstante, esto se debe en gran medida a la publicidad, a los medios de comunicación y a su polémica carrera deportiva. Pero hubo otros grandes titanes, tiempo atrás.

Wilton Norman Chamberlain, “Wilt”, nació en Philadelphia, y actualmente es considerado el jugador con el físico más privilegiado de la historia. Desde joven se interesó por el deporte de la canasta cuando estudiaba el séptimo curso.Pasó por el instituto Overbrook (West Philadelphia) durante cuatro años. Chamberlain consiguió a su paso por el instituto 2.252 puntos, y a la hora de escoger universidad, no le faltaban novias. Apostó por los Jayhawks de Kansas. El primer año no pudo jugar en la NCAA (por aquel entonces, no se aceptaban freshmen). A la siguiente campaña, los Jayhawks llegaron a la final del campeonato universitario. Perdieron el título por 81-80 ante North Carolina, tras tres prórrogas. El tercer año fue un fracaso para la Universidad de Kansas, no logró clasificarse para el torneo de la NCAA. Chamberlain decidió entonces dejar Kansas.
Quería dar el salto a la NBA, pero las normas de elegibilidad le obligaban a desenvolverse como jugador universitario en un período de 4 años. Por esto, fichó durante un año por los históricos Harlem Globetrotters, con los que dio a su juego una nueva dimensión ya que el entrenador, Abe Saperstein, decidió colocarlo en la posición de base. Cuando llegó a la NBA, a pesar de ser escogido por los Philadelphia Warriors como elección territorial (un tipo de elección que había por aquel entonces) en 1955, fue seleccionado en la tercera posición del Draft de 1959. Ese mismo año fue Rookie del Año, MVP de la temporada y MVP del All-Star Game. Fue con los Warriors donde pasó, posiblemente, su mejor etapa profesional, antes de la mudanza de éstos a San Francisco. Jugó en éstos de 1959 a 1964. Cuando estaba en Philadelphia, caían eliminados por los Celtics de Bill Russell, y cuando se mudaron al Oeste, cayeron en las Finales ante los “verdes”. Tras ello fue traspasado a los 76ers, una nueva franquicia surgida en Philadelphia.
Con los 76ers, fue eliminado una vez más por Boston, amplio dominador hasta aquel entonces. Sin embargo al año siguiente, en 1967, Chamberlain consiguió por fin vencer a la franquicia de Massachusetts, para ganar posteriormente el campeonato frente a San Francisco, su ex equipo. Las Finales duraron 6 partidos. Sin embargo, al año siguiente, los 76ers cayeron eliminados (por enésima vez para Wilt) ante los Celtics.
Philadelphia traspasó a Chamberlain a la campaña siguiente, y recaló en Los Angeles Lakers, junto a Jerry West y a Elgin Baylor. Lamentablemente, este último se retiró poco después, y Wilt se lesionó en una rodilla. Destaca el hecho de haber sido el único capaz de taponar el “skyhoop” de Kareem Abdul-Jabbar. Con los angelinos, Wilt sólo gano un campeonato, en 1972. Chamberlain, que iba a jugar en los San Diego Conquistadors de la ABA, no pudo hacerlo por una denuncia impuesta de los Lakers, y una posterior victoria en los tribunales. Chamberlain, tras entrenar a los Conquistadors, meditó años más tarde volver a la Liga, pero al final lo declinó. Años después se descubrió que recibió varias ofertas cuando tenía entre 45 y 50 años, ya que contaba con un estado de forma asombroso.
Chamberlain fue uno de los mejores jugadores del mundo a nivel individual, y prueba de ello son los numerosísimos récords que batió (72, 68 de ellos en solitario). Más tiros sin fallo (18), mayor promedio anotador en una temporada (50,4 puntos por partido), más veces consecutivas anotando 50 puntos o más (7)... Y luego, en lo alto: más rebotes en un partido (55) y más puntos anotados (100). Si bien todos ellos formaron un pedestal a su alrededor, este último forjó su leyenda.
A principios de los 60, el récord de anotación de un partido era de 71, por Elgin Baylor (Los Angeles Lakers). Chamberlain los superó el 8 de diciembre de 1961 frente a los propios Lakers, anotando 78 puntos tras tres prórrogas. A partir de aquí, según el comentarista «Chick» Hearn, “un día Chamberlain anotaría 100 puntos”. Lo dicho sucedió el 2 de marzo de 1962, con una victoria de los Warriors frente a los Knicks por 169-147. El partido se disputó en el Hersheypark Arena de Philadelphia, y de él sólo existe una grabación de radio.
Chamberlain anotó 41 puntos en la primera mitad y 59 puntos en la segunda. Terminó con un impresionante 28 de 32 en tiros libres (cuando habitualmente no era un gran lanzador desde la línea) y un 36/63 en tiros de campo. Como mérito añadido, cabe recordar que por aquel entonces no existía la línea de tres puntos. Al terminar el partido, Chamberlain afirmó en un principio que le avergonzaba haber anotado sólo 36 tiros, lanzando más de 60 veces. Con casi una centena de récords bajo su haber, muchos de ellos por abrumadora diferencia (por ejemplo, anotó 60 o más puntos 32 veces. El siguiente en la lista es Kobe Byant, con 6), Wilt Chamberlain nos dijo adiós el 12 de octubre de 1999 en su casa de Bel-Air, tras sufrir un ataque cardiaco. Tenía 63 años.
Fuente: Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario