lunes, 11 de julio de 2011

Los Angeles Lakers, ¿tal ver, tal esperar?

La eliminación más sonada de los pasados “Playoffs” ha sido la de Los Angeles Lakers, el segundo equipo con más campeonatos de la historia. Y es que antes de ser eliminados, los angelinos eran los campeones de la Liga por segunda vez consecutiva, en un imponenete “back-to-back” obrado por una plantilla sólida, a los mandos de un gran Kobe Bryant sobre la pista y de un mayor aún Phil Jackson, que logró consagrarse como el mejor de la historia desde los banquillos. Precisamente por eso, y por su anunciada retirada como entrenador, el equipo quería rendirle un último homenaje por todo lo alto, ansiando a un nuevo “three-peat”, que sería el cuarto en la cuenta personal del «Maestro Zen».
No pudo ser. En 2009 resolvieron con calidad unas eliminatorias muy difíciles, ante unos Rockets en los que Artest salió a la luz para los angelinos, que al final del año decidieron quedarse con él tras el juego mostrado en Houston. Al año siguiente tomaron venganza por lo ocurrido en 2008. Consiguieron ganar por una diferencia de 4 puntos el séptimo encuentro de las Finales ante los Celtics, histórico archirrival del conjunto angelino. Una rivalidad resuelta con puro “showtime”, donde cada uno puso de su parte. Entre ellos, por ejemplo, Ron Artest resolvió uno de los partidos de las Finales.
Pero este año ha sido diferente. Phil Jackson decidió ir a por el tercer campeonato consecutivo tras sopesar la idea de abandonar los banquillos. Pero los medios no pasaron por alto lo ocurrido en el equipo. Decenas de veces, los Lakers habían aparecido en la prensa de todo el mundo. Kobe fue objeto de diversas acusaciones. El banquillo de oro y púrpura fue presa fácil en momentos como la derrota ante los Heat el día de Navidad, o la caída que sufrieron ante los Cavaliers en el Quicken Loans Arena unos días antes del All Star-Weekend.
Al final, consiguieron el segundo puesto tras una árdua lucha disputada frente a los Mavericks. No obstante, tras una nube de dudas en la primera ronda ante los Hornets de Chris Paul, no pudieron superar las semifinales de conferencia, donde Dallas, rival directo por el puesto tan sólo unas semanas antes, instauraba el “sweap LA”, en lugar del tradicional «Beat LA». Fue una caída libre desde lo más alto, que provocó el estallido final de críticas hacia la franquicia por parte del mundo del baloncesto en general. Phil optó, tal y como había proclamado un añó antes (en polos completamente opuestos), por la retirada. Kobe fue quién hablaba a pie de pista, y la contratación de Mike Brown como nuevo técnico no solucionó demasiado la situación. Brown cuenta con un juego creado a partir de la defensa, muy distinto del “triángulo ofensivo” que utilizaba “Master Zen”. El equipo se encuentra ahora en un estado de letargo. Quieren contratar a Dwight Howard como hicieron años antes con Shaq, y Gasol no estuvo a la altura estos “Playoffs”. Se encuentran en una débil reconstrucción (que, a lo peor, continuará a lo largo del “Lockout”). Ya contamos los días para que despierten...

No hay comentarios:

Publicar un comentario