miércoles, 13 de julio de 2011

La retirada del más grande

Literalmente. El cierre patronal terminó con muchas esperanzas. Una de ellas fue la continuación de Yao Ming que, ante los problemas surgido a raíz del 'Lockout', y vistas las numerosas lesiones por las que había pasado, optó por la retirada, paranuestra tristeza y desconsuelo.
Se retiró el mejo jugador chino de todos los tiempos, y uno de los mejores internacionales, al que los problemas físicos no le dejaron rendir al 100 % de su potencial, infinitamente mayor al mostrado en los años previos a su ocaso profesional. Nos dice adiós con sus 2,28 metros de estatura, que parecían otorgarle un puesto privilegiado en el deporte de la canasta, pero que casi le dieron más angustias que satisfacciones.
Desde muy joven, Yao comenzó a sufrir los estragos del baloncesto del más alto nivel en forma de lesiones inoportunas. No obstante, eso no le impidió jugar 6 All-Star Games (siendo seleccionado en 8, sin poder jugar en 2007 ni 2011). Pasó toda su carrera profesional estadounidense en los Rockets, desde su llegada como número 1 del Draft de 2002. Su mejor juego tuvo lugar entre los años 2005 y 2008, donde promedió algo más de 20 puntos por partido y en torno a 10 rebotes. Lamentablemente, ya por aquel entonces acechaban las lesiones. A la temporada siguiente, en la 2008-2009, bajó un poco su rendimiento, pero tras la lesión de Tracy McGrady se convirtió en el pilar fundamental de Houston. Y respondió bien, maravillándonos con su juego durante todo el año, y poniendo en aprietos a los Lakers (posteriores campeones) en Semifinales de Conferencia. Lamentablemente, fue entonces cuando se lesionó de gravedad en una rodilla, con consecuencias fatídicas. No pudo disputar la campaña 2009-10 de la NBA, entrenando y esperando recuperarse pronto. Los médicos lo dejaron bien claro; no podría jugar más de 24 minutos por partido. Y no lo hizo, pero este año una nueva lesión, en la otra rodilla, lo mantuvo nuevamente en el dique seco. Ya lo avisó: barajaba retirarse. Y así lo ha determinado, para evitar una prolongada continuación de sus problemas físicos. Ahora le quedan los Shangai Sharks, equipo del que salió hacia la NBA, y del que ahora es dueño.
Con todo el dolor que produce ver desgracias como esta, con sólo 30 años, despedimos a Yao Ming desde nbasinigual.blogspot.com como todo un grande, tanto de estatura como de calidad. ¡Buena suerte en el futuro, Yao!

2 comentarios:

  1. La audiencia en China va a caer en picado

    ResponderEliminar
  2. Desde luego. Aún con jugadores como Yi Jianliang, Yao era la estrella del baloncesto asiático por excelencia...

    ResponderEliminar