lunes, 18 de julio de 2011

La historia de Hank Gathers

Eric 'Hank' Gathers es, al igual que Len Bias (que mencionábamos unos días atrás), uno de los mejores jugadores universitarios que no llegaron a pisar la pulida madera de una cancha de la NBA. Gathers se crió en Philadelphia y destacó por el esfuerzo que imprimía...

Tras pasar el instituto, Gathers se embarcó con un compañero en la NCAA. Comenzaron en Marquette, pero ni Hank ni su colega cuadraban, así que fueron traspasados a Loyola Marymount, y es allí donde Gathers dio su verdadero salto de calidad.
Coincidiendo con 'El Gurú del Ataque' (el entrenador Paul Westphal), el jugador pasó a ser un pilar decisivo para el equipo universitario, pasando a desarrollar 'el sistema' del entrenador: un juego rápido y fluido, centrado en la búsqueda de canastas rápidas. Todo marchó bien. Gathers era la estrella de la plantilla con su potencial físico y su velocidad, que le permitían terminar hábilmente un contraataque machando de cara al aro. El conjunto de Loyola incrementó su nivel de juego, y con ello su media anotadora, perfilándose como uno de los favoritos de la NCAA para conseguir el campeonato. Consiguiendo entonces una media de 120 puntos por encuentro durante el año previo de Gathers para el salto a la NBA, Loyola Marymount se lanzó al asalto del título universitario. Se encaminaban hacia la cima cuando sin embargo, y de improvisto, ocurrió algo inesperado que dejó a los aficionados en vilo.
Tras un tiro libre lanzado por Hank, éste se vino abajo, desplomándose en medio de la pista. Los médicos se desplazaron con rapidez hasta allí para atenderle, y el jugador terminó incluso saliendo por su propio pies de la cancha. Sin embargo, no todo era bueno, y le fue detectada una arritmia, que trataría con medicamentos. Pero las medicinas tenían un pequeño efecto secundario que en un deportista como aquel perjudicaba mucho; le ralentizaba, y no podía soportar el ritmo de juego impuesto por Westphal. Un pase de un compañero siempre solía terminar en canasta con una asombrosa mecánica de tiro. Sin embargo, terminaba en un fallo tras un mal lanzamiento, que ni siquiera tocaba el aro.
Salió entonces la faceta más luchadora de Eric Gathers, que optó, en un desesperado intento por rendir a su mejor nivel, por dejar la medicación que se le había impuesto. Mas entonces fue cuando llegó el verdadero problema, porque no se trataba de una disminución del rendimiento, sino de la supervivencia. Los aficionados de Loyola Marymount y del baloncesto en general vivieron un triste a la par que preocupante deja-vù. El impresionante e inigualable Hank Gathers había hecho un mate machacando el aro, y al volver a su canaasta para defender, se desplomó sobre el campo una vez más. Lo triste es que de la segunda vez no volvió a despertarse. Más tarde, se confirmó su muerte por un paro cardíaco.
El 4 de marzo de 1990, con el desplome de Eric 'Hank' Gathers sobre una cancha de baloncesto, se vino abajo un sueño en miles de fanáticos del baloncesto, y se perdió uno de los grandes mitos de la historia del baloncesto. Su compañero de instituto y de universidad lanzó, como gesto afectivo, el primero de sus dos tiros libres con la izquierda (Gathers, diestro, anotaba los lanzamientos libres con la mano izquierda), pero apenas jugó tres temporadas en la NBA. Las denuncias por la muerte comenzaron a llegar. Paul Westphal abandonó la universidad y nada volvió a ser igual. El equipo de baloncesto consiguió continuar con sus victorias, hasta llegar a la final de la NCAA, pero cayeron abruptamente ante La Universidad de Las Vegas. UNLV se alzó con el título, y desde entonces Loyola no vuelve a ser la misma. Todo cambió desde que aquel gran jugador nos dejó...
Fotografía: The Starting Five

No hay comentarios:

Publicar un comentario