viernes, 24 de junio de 2011

GM3, Dallas vuelve a ir por debajo

El tercer encuentro plasmó nuevas sensaciones en los jugadores. Siendo el primer duelo en la ciudad de Dallas, el American Airlines Center estaba a punto de estallar, con miles de aficionados vestidos de azul para hacer saltar por los aires las series.Dirk, Marion, Chandler, Barea… El equipo local quería dar un paso más en la lucha por el título, colocándose como dominador de las Finales, cosa que no ha podido suceder. No obstante, el encuentro, al igual que el resto de las Finales, ha sido altamente reñido.
Los Mavs dominaron el partido desde el comienzo, pero los chicos de Erik Spoelstra no permitían que los locales se escapasen.
Por parte del conjunto local, el mejor jugador del encuentro fue el alemán, que finalizó la noche con 34 puntos, 11 rebotes, 3 tapones y 1 asistencia, destacando con diferencia en el tercer cuarto (10 puntos, 5 rebotes). En contrapunto, el mejor del conjunto de Florida fue Dwyane Wade, que logró otro doble-doble, de 29 puntos y 11 rebotes, además de 3 asistencias.
Durante la primera mitad, fue el propio Wade quien nos deleitó con sus 19 puntos, 4 rebotes y 1 tapón. LeBron se quedó en 10 tantos de anotación y Bosh en 7. Nowitzki llevaba ya 10 puntos, acompasado con un 50 % de efectividad en tiros libres. También había alcanzado la decena Jason Terry. Miami lideraba de 5 en el marcador, tras un primer período que se decidió para los Heat, así como un segundo para los chicos de Mark Cuban.
En la segunda parte, más de Nowitzki, de Wade y de Bosh. Un tercer y un último cuarto que incrementaron las estadísticas. El pívot y el escolta del conjunto visitante conjuntaron 21 puntos y 7 rebotes. Para enfrentarse a ellos, el poder quedó plasmado en un casi omnisciente #41 que, demostrando la preparación adquirida a lo largo de su carrera, anotó más puntos él que el resto de jugadores juntos (24 de Dirk por 20 del resto de compañeros).
El tercer partido se iba acercando de cara a Miami en los 6 últimos minutos, cuando la (des)ventaja. Un pequeñísimo parcial a favor de los Mavs puso un -3 en su marcador. Entonces Spoelstra pidió un tiempo muerto, que desvió en un triple de Wade. Parecía que aquélla era la puntilla decisiva. Pero no. Tras un lanzamiento infructuoso por parte del escolta, Nowitzki aguantó el juego para su equipo hasta los instantes finales. Lamentablemente para el alemán, ya en las inmediaciones de la prórroga, Chris Bosh anotó un lanzamiento en suspensión (a falta de 39 segundos). El tiro final no pudo entrar. Otra vez sería para el jugador germano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario