miércoles, 29 de junio de 2011

GM 5, los Mavericks dan el golpe en las series

El quinto encuentro de las series, último disputado en el American Airlines Center de Dallas, fue el chili picante texano en el ardiente plato de Miami. Los Heat buscaban sacar ventaja a domicilio, para contar con un imponente público como local. Sin embargo, los pupilos de Rick Carlisle lo dieron todo en el encuentro, desde el mismo inicio del primer período de juego. Un Nowitzki espléndido, acompasado por Barea y un gran Terry saltando desde el banquillo dieron vuelo a los Mavericks. El alemán terminó con 29 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias, entre tanto que el 31 firmó 4 rebotes, 6 asistencias, 21 puntos y 3 triples convertidos de 5 intentos.

En el primer cuarto disputado, un comienzo muy apagado dio pie a una auténtica demostración de calidad por parte del equipo texano. Tras el 0-2 del comienzo, llegaron al primer tiempo muerto (de Miami) con el marcador indicando 13-6 a su favor. El mejor del cuarto inicial fue Jason Kidd, con 5 puntos, 1 rebote, 1 asistencia y 2 robos. Junto a él, Tyson Chandler anotó 9 puntos, 2 rebotes y 1 robo en sus 10:46 minutos, seguido de Dirk, que se quedó en 6 puntos. Con todo, Wade fue el máximo artificiero de Miami, que terminó el cuarto liderando 30-31 el marcador gracias a una rocambolesca canasta de Mario Chalmers sobre la bocina tras pase de Mike Miller.
El segundo cuarto del enfrentamiento fue favorable a Dallas, donde Nowitzki brilló gracias a sus 10 puntos, 2 rebotes y 1 asistencia. Nowitzki disputó los 12 minutos del cuarto enteros, acompañado de Jason Terry, que en el período no superó los 7 puntos, 2 asistencias y 1 rebote. En el otro bando, los que más destacaron fueron Chris Bosh (9 puntos, 3 rebotes) y LeBron James (7 puntos, 2 rebotes y 1 asistencia). Al descanso, los Mavericks lideraban el marcador.
La segunda mitad del encuentro recayó sobre Barea, Nowitzki y Terry para los locales (con un acumulado de 39 puntos entre el 3er y último período). Por parte de los Heat, el “Big Three” fue el más destacado, con Dwyane Wade (12 puntos, 5 asistencias, 2 rebotes, 2 robos, 1 tapón) muy por encima que sus compañeros (como en duelos anteriores). Con todo, Miami no se vino abajo, a pesar de la dependencia que sufría de Wade. El partido nos deleitó con un frenesí que se impuso por su propio peso, a partir de un punto de inflexión (a falta de 6 minutos y medio para el final). Tras un tiempo muerto de Miami, el conjunto de Florida salió al parquet con un plus de motivación, que pronto se vio reflejado en las estadísticas. Tras colocarse 5 puntos por debajo, el tiempo muerto despertó a los jugadores, que expusieron su calidad en un parcial de 9-0 en contra de Rick Carlisle y sus chicos. No obstante, una mala defensa dio pie a un triple de un solitario Terry que puso las tablas en el luminoso. El encuentro llegó a su fin en el mismo instante en que James (con su triple-doble final y todo) cometió una falta en ataque que no hacía sino continuar su retórica de fallos. Junto a ello, otro triple de Kidd ponía en serios apuros a Erik Spoelstra. Tras una nueva marcha de Bosh a los tiros libres, y por si no quedaba suficientemente claro el golpe que había propiciado Dallas en el partido, un triple de “Jet” Terry en la cara de el propio LeBron desencadenó el fracaso para los Heat. Estrés, nervios, y un tiempo insuficiente no permitieron a Miami Heat una remontada. La mala defensa exterior y la falta de consistencia en ataque impidieron a los Heat ganar el duelo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario