martes, 23 de noviembre de 2010

Rudy Gay otorga la victoria a los Grizzlies

Memphis - Los Memphis Grizzlies no comenzaron con buen pie esta campaña, perdiendo ante equipos como Dallas, Portland o Boston. Sin embargo, en el partido de la pasada noche fue distinto para el conjunto de Tennessee. Los pupilos de Lionel Hollins demostraron un hambre voraz, haciéndose con rebotes (tanto de ataque como de defensa) a un impresionante ritmo. Miami no fue quien de imponerse al dominio de los locales, pero supieron mantenerse gracias a la ayuda de la estrellas que lo conforman. Desde luego jugaron bien, pero los “grizz” hallaron la respuesta en el aro contrario. Jugadores como Michael Conley o Darrell Arthur demostraron su calidad, pero hay otros individuos que, ciertamente, decidieron el encuentro. Ellos son Zach Randolph, Eddie House o Rudy Gay, y los analizaremos a continuación.

Zach Randolph: se mostró implacable, peleando cada balón, luchando por los rebotes y anotando para su equipo. De continuar con ese juego, sus problemas para obtener una renovación podrían estar cerca del final de sus tiempos...
Eddie House: el jugador de Miami dio un recital de tiro exterior, y de no ser por él, la diferencia mostrada en el marcador una vez transcurridos los 48 minutos de juego sería mucho mayor. Cuando los Grizzlies comenzaban a despegarse (si es que realmente se le puede llamar así), House respondía con un triple, que volvía a igualar el encuentro. Lanzamientos decisivos que le dieron un ápice de protagonismo, al margen del “Big Three” de su equipo. Vale la pena destacar las estadísticas que presentaba tras culminar la pasada campaña: 39% de acierto en triples a lo largo de sus 10 años de carrera en la NBA...
Rudy Gay: obtuvo el contrato máximo con los Grizzlies, y se consagró como la estrella del equipo. Este verano, se colocó bajo las órdener del actual campeón de la NCAA: Mike Krzyzewski, y se llevó la medalla dorada para su palmarés. Con un promedio de 39,7 minutos de juego el pasado año, logró casi 20 puntos, 6 rebotes y 2 asistencias por partido. Este año quiere ir un poco más allá. Fue quien cometió un error crucial, perdiendo el balón en un momento decisivo y otorgando la canasta al rival (a falta de cinco segundos de partido). Pero supo arreglar las cosas y, cuando Miami defendía férreamente a Marc Gasol, tomó la bola, dribló hasta un lado del aro y delante de LeBron, en el último segundo, anotó los dos puntos que le dieron la victoria a su equipo.
A Miami esto no le afecta, y continúa su camino hacia el título indistintamente, pero para Memphis representa mucho. Porque si los Grizzlies siguen con este juego, los resultados cambiarán seriamente, y las rachas se parecerán un poco más a las de pretemporada que a las de este inicio liguero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario