jueves, 28 de octubre de 2010

Ironman, Andre Miller

Toda una estrella del baloncesto estadounidense, Andre Miller lleva una carrera imparable, literalmente. Llegó hace 11 años, en la 8ª posición del Draft del 99. Jugó en Cavs, Clippers, Nuggets, 76ers y Blazers (actual). A lo largo de 12 años de carrera, firmó los 13.000 en temporada regular como profesional, y va camino de las 6.500 asistencias. Esos son sólo algunos de los argumentos que lo sitúan entre los mejores, ya que los números de Miller son la obra plasmada sobre la cancha...
Ahora Andre Miller se enfrenta a un nuevo reto: continuar rindiendo sobre el parquet, con ya 34 años. Porque si hay algo que destaque en este jugador es la constancia. Miller no es un 'jugador de cristal', propenso a lesionarse. Si nos ponemos a ojear estadísticas, nos topamos con una sorpresa. En más de una década de juego en la NBA, Miller sólo se perdió 5 partidos (en temporada) desde 1999. Es cuanto menos curioso saber que un jugador de su tamaño soporte también la dureza del basket, en especial el norteamericano de primera categoría, que lo enfrenta a más de 80 partidos anuales. En esta campaña ya ha añadido dos encuentros más a su casillero personal, al que le falta un encuentro para los 900 partidos en la NBA. Resulta digno en un jugador, más en éste, si cabe, la constancia en la Liga. Porque resulta impensable que 'King' James, uno de los mayores portentos físicos de la historia, se perdiese más partidos la última temporada que Miller en toda su carrera deportiva.
Como dato, recordar el diluvio de lesiones que asoló Portland la pasada campaña, que pasó inadvertido por su domicilio. Y todo esto sin haber disputado en su carrera un All-Star Game...

No hay comentarios:

Publicar un comentario