jueves, 3 de junio de 2010

Hoy en día hay grandes jugadores, pero ¿peores?

A día de hoy, la NBA posee una gran diversidad de jugadores capaces de desempeñar más de una tarea, entre ellas la de liderar a su equipo. Los ejemplos más explícitos son el escolta Kobe Bryant, que parece haber despuntado como buzzer-beater (canasta en el último segundo) con su equipo, para obtener la victoria en el último segundo (como hizo ante Sacramento, ante Miami...). Otro es LeBron James, que es para algunos un claro ejemplo de point-foward; siendo un alero anota, tapona, asiste... y luego se encuentran Wade, 'Melo'... pero ninguno de ellos ha hecho (todavía) lo que los antiguos jugadores de la Liga.
Leí hace poco en el periódico un pequeño artículo que relataba cómo Kobe era el más parecido a Jordan... No ya al nivel de 'Air' viene esta comparación, si bien éste también se mostró como un excelente clutch player (como buzzer-beater). Los 6 anillos de los que pueden presumir los Bulls son, en parte, obra suya. Pero esto va también en relación con otros grandes jugadores de la historia, como Wilt Chamberlain o Kareem Abdul Jabbar.
'The Big Dipper' (Wilt) es, para que engañarnos, un superhéroe. Nacido en Philadelphia, e hijo de una familia numerosa, denotó grandes cualidades para el baloncesto. Chamberlain jugó en la NBA durante 14 temporadas, y 13 de ellas fue un All-Star. Con sus 2,16 metros de altura, fue 11 veces máximo reboteador de la Liga de forma casi consecutiva (60', 61', 62', 63', 66', 67', 68', 69', 71', 72', 73'). También pudo presumir de haber sido 7 veces máximo anotador de la NBA de forma consecutiva (60', 61', 62', 63', 64', 65', 66'). En toda su carrera jugó más de 1.000 partidos, con unas imponentes medias de 45,8 minutos por partido, 54 % en tiros a canasta 22,9 rebotes por partido, entre otros, siendo los tiros libres su único problema (media de 51,1 %). Eso por no hablar del partido de 100 puntos, siendo la mayor marca de la NBA, con media en su carrera de 30,1 puntos por partido y 50,4 puntos por partido en esa misma temporada
Kareem jugó más todavía, con 20 temporadas a cuestas, y más de 1.500 partidos jugados. Una media de 36,8 minutos por partido, 55,9 % en tiros de campo, 72,1 % en tiros libres, 11,2 rebotes por partido y 24,6 puntos por partido. Jabbar ganó 6 anillos de la NBA en 10 finales jugadas, y fue seleccionado 19 veces para el All-Star Game... Entre sus premios destacan 4 veces máximo taponador de la Liga, 5 veces MVP de la temporada regular, 2 veces MVP de las Finales, 2 veces máximo anotador y 1 vez mejor porcentaje de tiros de campo.
Todos ellos han sido rookie del año, y todos han tenido un problema (excepto Wilt, claro): la línea de tres. Jordan promedió en su carrera 32,7 % de acierto en triples (siendo, en cambio, un 50 % su mejor porcentaje en una temporada, en en 94-95, con un 16 de 32. Peor es el caso de Kareem, que vivió como se instauró dicha regla mientras el jugaba, y nunca hizo gran cosa desde ahí. Mientras que deleitaba al público con su magnífico gancho, Jabbar apenas intentó 18 triples en su carrera, anotando únicamente 1 (en el 86-87), con un porcentaje final de 5,6 %. Por lo demás, el jugador ha dejado el listón muy alto...
Ahora, tras leer esto, nos preguntamos: LeBron, Kobe o Wade son buenos, pero ¿A quién estamos adorando realmente...? (Vale, vale, no quiero pasarme tampoco...)
P.D.: Aquí dejo las páginas de estadísticas de UltimateNBA.com, para que las disfrutéis...
Wilt Chamberlain
Michael Jordan
Kareem Abdul Jabbar

No hay comentarios:

Publicar un comentario