miércoles, 16 de junio de 2010

El duelo final

La noticia del pasado partido no sorprende en exceso, pero se impose por su propio peso, por lo que conlleva. Lakers 3, Celtics 3. Empate, al séptimo partido...
Con la ventaja de campo obedeciendo al conjunto de la costa Oeste, el equipo californiano se verá las caras con su más fiero rival una vez más en lo que llevamos de temporada.
La encarnizada (porque lo será), batalla por el título estará seguida en directo por millones de fans, que tantas alegrías han vivido con sus respectivos equipos. El conjunto hollywoodiense de un Phil Jackson que ya ha dejado su legado en la NBA se enfrenta a su peor pesadilla, la del juego en equipo de Boston y el 'Big-Three', que ya le arrebató de las manos el codiciado trofeo hace dos años.
Quedan sólo 48 minutos de partido (más una hipotética prórroga), y unas tres horas de batalla, pero mucho más en juego. El MVP está en el aire, con Kobe Bryant como principal aspirante al trofeo, que hace un salto con Paul Pierce para conseguirlo como logro personal. Más aún que el MVP, está el orgullo de dos franquicias históricas que mantienen un clásico enfrentamiento que se remonta casi a los inicios de la Liga. Serán los 48 minutos de juego más seguidos de los últimos 2 años porque, sin adentrarme hartamente en el aglomeramiento y venta de entradas que rodea a los pabellones, habrá mucha más gente siguiendo este partido que la que siguió el 4-1 las pasadas Finales contra Orlando.
Amantes reconocidos del baloncesto y de la esencia que éste desprende, o simples neófitos en el mundo de la cesta. Todos ellos verán algo del partido, ya sea en directo o en diferido, y vivirán y sentirán la determinación, el esfuerzo y el espectáculo de la NBA porque, como su eslogan indica: La NBA es donde lo increíble ocurre.
En un séptimo partido que cuenta con toda la historia de Chamberlain y Russell o Magic y Bird, Bryant y Pierce tomarán el testigo y, con él, la presión de la historia y el destino... Junto a ellos, Pau Gasol está haciendo un enlace al apartado que marcó Fernando Martín al llegar a la Liga, y tiene ahora la oportunidad de seguir escribiendo los hechos, modificando la historia y proclamándose como el primer español es ganar no uno, sino dos anillos de la NBA, y de forma consecutiva...

No hay comentarios:

Publicar un comentario