sábado, 8 de mayo de 2010

Los Cavs dominan en Boston para poner las series 2-1

Un encuentro para Boston que NBA.com denomia como "la peor derrota en casa en los Play-offs". El caso es que los Cavaliers ganaron al equipo de Doc Rivers a domicilio por 124 a 95. Llegaron a ser 35 los puntos de diferencia a favor de Cleveland, mientras que Boston no fue capaz de remontar la diferencia.
Todo comenzó desde el principio del encuentro, donde, a pesar de no haber comenzado con mal pié, se toparon con muchos problemas una vez llegados a los 8 puntos. Tras el segundo tiro libre de Garnett, fueron hasta tres las pérdidas de los Cavs (2 de Parker y 1 de James), pero ni Garnett ni Pierce (a pesar de intentarlo en tres ocasiones). Sin embargo, LeBron no perdonó los dos tiros desde la línea de personal y la posesión debido a la flagrante de Perkins. Fue el mismo James el que anotó en demás ocasiones, además de Jamison y West. Cuando Boston anotó su décimo punto, Cleveland ya se había marchado hasta los 20 puntos.
En el segundo cuarto, Finley anotó un triple, pero LeBron lo anuló, devolviéndoselo en la siguiente jugada; además, Varejao puso más ventaja todavía a su equipo convirtiendo ambos tiros libres tras falta de Rasheed. Lo cierto es que poco más queda que comentar en jugadas, ya que el resto del partido ha sido igual. Los Cavs habían comenzado con fuerza, y así terminaron.
El problema del conjunto verde fueron lo numerosos fallos, ya que no le faltaron ocasiones con las numerosas pérdidas del equipo de Mike Brown (12 balones perdidos).
Ni el problema de 'King' en el codo, ni la lesión de Mo Williams, ni el duro partido que tuvieron en el Quicken Loans, han podido evitar que los Cavs hagan esfumarse las dudas sobre la capacidad de la franquicia para llegar al anillo.
Para terminar, la frase de Paul Pierce, el capitán de los Celtics, que recalcaba lo embarazoso que era perder en casa como durante el encuentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario