sábado, 5 de diciembre de 2009

Kobe, espíritu angelino

El pasado viernes 4 de diciembre, se celebró en el Staples Center de Los Angeles, un duelo entre Lakers y Heat, que enfrentaba a Kobe Bryant y a Dwayne Wade. Felicidades a los que siguieron el partido en directo, pues ambos equipos no han decepcionados. Un comienzo movido y muchas canastas para ambos han sido el principio de grandes jugadas en las que el balón entró milagrosamente. Una de ellas ocurrió en el final del segundo cuarto, en la que Kobe encestó driblando el balón ante los defensores de Miami, justo cuando sonaba la bocina, para colocar a los Lakers dos puntos por delante. 'The Black Mamba' no fue la única estrella del partido. El duelo se vivió más apasionado que nunca. En el último cuarto, L.A. ganaba con una diminuta ventaja, y Miami remontó poco a poco. Entonces ocurrió lo inesperado. Cuando quedaba un suspiro de partido, los Heat se pusieron por encima en el marcador gracias a dos tiros libres encestados por 'Flash' Wade, quien promediaba menos de un 80% desde la 'línea de castigo'. A falta de nueve segundos, Los Angeles se veían hundidos, muy hundidos. Entonces salió a la acción 'el maestro zen' Phil Jackson, con un tiempo muerto para los californianos. El entrenador del conjunto de dorado debió dejarles las cosas claras, pues nada más salir, un triple maravilloso de Derek Fisher devolvía la esperanza para los angelinos. Cuatro segundos, una oportunidad. Miami tiene la posesión. L.A. se pone en pie. Un robo de balón sería demasiado arriesgado. Kobe Bryant cubre con sus 'pen'últimas fuerzas a Wade. Éste recibe el balón, y Bryant comete una falta antes de que Dwayne consiga tirar. Miami erra el primer tiro libre. El segundo acaba dentro. Phil Jackson pide un segundo tiempo muerto. Quedan 3 segundos Los Angeles Lakers sacan el balón para Kobe Bryant. Está siendo cubierto firmemente. Espera... 2 segundos... se equilibra para el tiro de tres... 1 segundo... salta... Quedan 5 décimas de segundo cuando el balón sale de la mano de KB24. El balón está en el aire cuando la bocina que indica el final del partido suena. El balón impacta en el tablero, a continuación en el aro... ¡¡¡Y ENTRA!!! Los Angeles Lakers han conseguido la victoria ante Miami Heat en el último momento, parece un sueño. Wade se marcha molesto, mientras que Kobe alza los brazos en señal de celebración. Todo es una fiesta en el Staples Center. Se puede apreciar el brillo en los ojos de los jugadores. Acaban de presenciar un acontecimiento mágico. Por eso el eslogan de la NBA reza: 'NBA, WHERE AMAZING HAPPENS', porque en la NBA ocurre lo increíble, en la NBA los sueños se hacen realidad, en la NBA nada es imposible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario